•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A veces los jugadores del París Saint-Germain (1º) parecen satisfechos únicamente con dar el balón a Neymar y esperar el espectáculo, pero hoy ante el Niza (14º) en Ligue 1 deberán demostrar que saben sobrevivir sin el brasileño y volver a un juego más colectivo.

Ningún club del mundo podría estar satisfecho de jugar sin una estrella de su talla, incluso para un partido del campeonato. Las estadísticas de Neymar hablan por sí solas: siete goles y cinco pases decisivos en ocho partidos como titular.

Pero la omnipresencia de la estrella brasileña también esconde sombras: Un centro del campo menos dominador que en el pasado, un Kylian Mbappé que empieza a reproducir las actitudes de ‘solista’ del brasileño, un Edinson Cavani frustrado cuando no se atiende a sus desmarques y una serie de jugadores, ahora suplentes, poco satisfechos con su nuevo estatus.

El PSG vio frenada su buena racha el domingo en el Velodrome, cuando empató in extremis (2-2) ante el Marsella con un libre directo de Cavani. Antes Neymar había sido expulsado al no saber controlar sus nervios ante los jugadores locales. 

En el ‘Clásico’ francés los jugadores parisinos se mostraron apáticos, lejos del entusiasmo de la escuadra local. Además, entre los jugadores damnificados por la llegada de Neymar, están el argentino Ángel Di María, así como su compatriota Javier Pastore o el alemán Julian Draxler.

‘El Fideo’ mostró su descontento al no celebrar un gol ante el Anderlecht, en el último partido de la Champions (4-0). “Cuando no juega no está contento. Quiere jugar todos los partidos, empezarlos, pero cuando no los comienza, es debido a la competencia y a las actuaciones de los otros”, señaló el técnico Unai Emery.

“Estoy contento por cómo trabaja todos los días y puede que el viernes tenga una buena oportunidad, estoy seguro de que estará preparado para jugar”, añadió.

El duelo ante el Niza podría ser importante para ellos. El PSG llega a la 11ª jornada con cuatro puntos de ventaja sobre el Mónaco (2º) y seis con el sorprendente Nantes (3º), dirigido por el italiano Claudio Ranieri.

El Mónaco, más irregular que el curso pasado, visita el sábado a un Burdeos (7º) que ha empezado bien el curso. Además el Nantes visita al Dijon (17º).

La jornada finaliza el domingo con el duelo entre el Lille (19º) y el Marsella (5º), en el que el argentino Marcelo Bielsa, ahora al frente del equipo norteño, se enfrenta a su antiguo club, en el que se convirtió en un ídolo.