•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Arias de 27 años nació en Milwaukee, Estados Unidos, donde fue formado por su mamá nicaragüense. Es boxeador profesional, su apodo “Cuba”, es por su padre Luis Arias, un cubano expugilista que llegó al país norteamericano cuando tenía 13 años buscando una mejor vida. Allí conoció a doña Blanca Arias, fue entonces que producto de ese amor vino al mundo Luis, quien busca el sueño de convertirse en campeón mundial de las 160 libras.

Hasta el momento, Arias ha logrado construir una excelente carrera como profesional. Tiene un récord de 18 victorias (9 nocauts) sin derrotas. La mitad de sus peleas las hizo bajo el abrigo de Floyd Mayweather en Las Vegas, no obstante, posteriormente decidió escoger otro camino, firmó con Roc Nation, la misma empresa que manejó al boricua Miguel Cotto. Aunque nació en Estados Unidos, Luis dice sentirse latino, por sus raíces cubanas y nicaragüenses. Habla muy bien el español y en su cuerpo tiene tatuado la bandera azul y blanco. 

“Mi mamá es nicaragüense. Con el tema de la guerra civil en Nicaragua, mamá decidió irse con mi hermana a Estados Unidos, buscando una mejor vida. Aquí conoció a mi padre cubano, así comenzó nuestra historia”, cuenta Arias, quien se está preparando para enfrentar a Daniel Jacobs, exrival del kazajo Gennady Golovkin, rey de las 160 libras. 

“Mi mamá me ha fomentado la cultura de Nicaragua, ir a las purísimas, a las ferias nicas. Tengo sangre nica, es parte de mi vida desde que estoy pequeño. Mi comida favorita es el gallopinto con el queso frito, mi apodo es Cuban porque mi padre fue peleador. Tengo una mezcla latina, represento a nicas y cubanos, pero mi preferencia en comida es nica. He sido criado como nicaragüense, tengo varios tatuajes relacionados con Nicaragua, la Concepción de María, la bandera, el enano cabezón, y la gigantona”, agregó. 

Oportunidad de oro 

El 11 de noviembre en Nueva York, Arias tendrá una grandiosa oportunidad de exhibirse ante el mundo por HBO ante un rival de nombre. Un triunfo ante Jacobs lo podría catapultar a una oportunidad de título mundial.  “Jacobs es un personaje conocido en el boxeo, pero no le ganó a GGG. Jacobs no es un invicto, yo sí, estoy listo para esta pelea, es una oportunidad para que sepan quién soy. Me imagino que voy a noquearlo, no tiene una buena quijada, va a tener problemas conmigo, pego fuerte, soy joven, tengo buena defensa, excelentes combinaciones”, aseguró.