•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Real Madrid buscará su quinta victoria liguera consecutiva en la primera visita en partido oficial a Montilivi, ante un Girona con ilusión por reafirmar las buenas sensaciones dejadas ante el Dépor, en un duelo marcado por los tintes políticos ante la situación que se vive en Cataluña.

Pese a que durante toda la semana se ha especulado con la posibilidad de que el encuentro fuera suspendido debido a la compleja situación política que vive Cataluña, parece que finalmente el partido de jugará "con toda la normalidad".

Así lo afirmaba el viernes el presidente del Girona, Delfí Geli, en declaraciones a TV3. En esa misma línea se manifestaron la alcaldesa de Gerona, Marta Madrenas, y el centrocampista Borja García, uno de los protagonistas del partido, ya que entre 2012 y 2014 defendió la camiseta del filial blanco, el Real Madrid Castilla.

Otra prueba de la normalidad con la que se disputará el encuentro es que Florentino Pérez, máximo mandatario del Real Madrid, ha confirmado su asistencia a la comida de directivas y al palco de Montilivi, que se espera que esté lleno hasta la bandera.

En este sentido, teniendo en cuenta que las entradas que se pusieron a la venta duraron apenas unas horas, el feudo rojiblanco podría incluso superar la cifra de 13.305 espectadores que se registró en el partido contra el Barcelona del pasado 23 de setiembre.

En el plano deportivo, la plantilla rojiblanca intentará poner fin a una racha de tres jornadas seguidas perdiendo en casa.

En cuanto al once de Pablo Machín, las principales novedades pueden ser el central zurdo Marc Muniesa, ya completamente recuperado de su lesión muscular, y el delantero uruguayo Cristhian Stuani, que se perdió el encuentro contra el Deportivo por acumulación de tarjetas.

El Real Madrid llegará a Cataluña sin su autobús oficial, centrado en lo deportivo tras aislarse de todo lo político que rodea su visita como uno de los grandes emblemas españoles.

Zinedine Zidane ha huido en cada comparecencia de esta semana de un tema que está convencido no afectará a lo que ocurra en el terreno de juego ni fuera de él, con la seguridad reforzada que acompañará al conjunto madridista.

El estreno en Copa del Rey del Real Madrid permitió dar minutos a Zidane a los jugadores de la segunda unidad en Fuenlabrada y descanso a sus titulares.

Regresarán a un once en el que siguen sin poder entrar Keylor Navas, Dani Carvajal, Mateo Kovacic y Gareth Bale por lesión.

La recuperación liguera del equipo de Zidane, que ha ido escalando posiciones hasta la tercera plaza y está obligado a ganar para seguir el ritmo de Barcelona y Valencia, pasa por extender su buena dinámica en un estadio donde nunca jugó y en el que Cristiano Ronaldo quiere mejorar su bajo promedio goleador liguero para sumar una nueva víctima a su larguísima lista de equipos a los que dejó su sello.

La vuelta a la titularidad de Karim Benzema es un alivio para el portugués, que ante el Eibar no disfrutó como nueve.

Junto a Kiko Casilla que seguirá cubriendo la baja de Keylor, regresarán a defensa Varane, Sergio Ramos y Marcelo.

La duda radica en el lateral derecho donde Achraf parece recuperado del 'bocadillo' que sufrió en Fuenlabrada y Nacho puede ser la opción elegida por Zidane.

Asoma Wembley en Liga de Campeones, donde Zidane tirará de veteranía en una posición sin Carvajal.

Con descanso dirigirán desde el centro del campo Casemiro, Modric y un Kroos que se ha ausentado dos partidos consecutivos, algo inédito estando en condiciones de jugar. E Isco pondrá la magia en la media punta.