•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre tanto cañoneo largo inagotable, siete jonrones en total, un hit de Alex Bregman al jardín izquierdo impulsando a Derek Fischer desde segunda en el décimo, facilitó la angustiosa victoria de los Astros 13-12 en el quinto juego, colocando a los Dodgers contra la pared, obligados a ganar los dos últimos juegos al quedar atrás 2-3 en la serie.

Uno piensa que no puedes perder un juego que ganabas dos veces, primero por 4 carreras y después por 3, con el súper “as” Clayton Kershaw en la colina. No, a menos que te encuentres con estos Astros capaces de resurgimientos casi fantasiosos, para forzar empates 4-4, 7-7 y 8-8, logrando finalmente imponerse 13-12, colocando a los Dodgers a la orilla del pánico.  El golpeo de los Astros fue potente y sostenido viniendo desde atrás tres veces. Los jonrones de Gurriel y Altuve con dos a bordo, juntaron la espectacularidad con el dramatismo, así como el de Springer, en tanto el de Correa impulsando dos en el furioso séptimo episodio, resultó desequilibrante, y el de McCaan en el octavo, pareció una especie de tiro de gracia, sin serlo. Mientras las luces se apagaban en Los Ángeles, el jonrón de Puig con uno a bordo, reactivó el suspenso en el noveno acercando amenazantes a los Dodgers 12-11, con Barnes en posición de anotar, fue entonces que el hit de Taylor, estableciendo otro empate, sacó a los Dodgers del hoyo. En el décimo el cohete de Bregman, los sepultó.

Alex Bregman pegó el hit que dejó tendido a los Dodgers.Fatal inicio de Keuchel

El peor inicio imaginable para los Astros, quedar atrás 0-3 antes del primer lanzamiento de Clayton Kershaw. Colocarse la soga al cuello tan temprano frente al más temido de los tiradores, te hace sentir indefenso. Golpeado rápido por el hit abridor de Taylor, Keuchel perdió el control después de ponchar a Seager. Boletos a Turner y Hernández llenaron las bases, y aunque Bellinger de regreso a la oscuridad se ponchó, Forsythe disparó hit al left impulsador de dos carreras. Con hombres en las esquinas, Forsythe fue atrapado entre primera y segunda, pero Gurriel tiró mal sacando de posición a Altuve, el corredor quedó safe y Hernández anotó. El 3-0 en la pizarra a favor de los Dodgers, parecía tener el tamaño de una montaña. ¿Cómo moverla? era el gran reto de los bateadores de Houston.

Keuchel mostró cierto enderezamiento retirando a ocho consecutivos, hasta ser sacudido por el doble de Fosythe en el cuarto y el hit productor de Austin Barnes con dos outs. La ventaja estirada a 4-0, arrugó los corazones de la multitud. El hit de Culberson que no pudo impedir Altuve pese a su esfuerzo mayúsculo, obligó al mánager Hinch, a quitarle la pelota a Keuchel, entrando Luke Gregerson. Lo que se consideraba improbable, ocurrió en el cierre del cuarto. Los bateadores de Houston ignoraron a Kershaw, sacudieron sus temores, hicieron explosión y borraron espectacularmente la desventaja de 0-4 con doblete remolcador de Carlos Correa y el jonrón con dos a bordo del cubano Yulieski Gurriel nivelando el marcador 4-4. 

También se va Kershaw

Rápidamente de un instante a otro, los Dodgers volvieron a tomar las riendas cuando el novato Bellinger se voló la cerca del right-center contra Collin McHugh, después de bases por bolas a Seager y Turner. Se pensó que la diferencia de 7-4 al lado de los Dodgers, revitalizaría el pitcheo de Kershaw, pero en lugar de eso, el zurdo flaqueó después de sacar los dos primeros outs en el cierre del quinto boleando a Springer y Bregman. El mánager Roberts, preocupado por el Kershaw que estaba viendo, llamó a Kenta Maeda. Altuve lo asustó con un faul eriza pelos, y de inmediato, enderezó la mira jonroneando por el jardín central para empatar el marcador 7-7, entre una agitación incontrolable. 

Los Dodgers saltaron al frente 8-7 en el séptimo pese a perder en tercera base al corredor Justin Turner, consecuencia de un toque frontal ejecutado por Kiké Hernández contra Brad Peacock. Con un out y hombre en primera, Springer jugando imprudentemente sobre un batazo de Bellinger, intentó hacer una atrapada de circo viniendo hacia adelante y zambulléndose, pero no lo logró y la pelota fue hasta el fondo de la pradera central anotando Hernández y llegando a tercera Bellinger.

En el cierre, los Astros se desbordaron contra Brandon Morrow fabricándole cuatro carreras en un asalto a mano armada, y por vez primera se colocaron adelante 11-8. Jonrón abridor de Springer empató por tercera vez el marcador, hit de Bregman, doble de Altuve y jonrón de Correa, establecieron la diferencia de 11-8.

El brazo de Morrow estaba deshilachado. Los Dodgers agregaron una carrera en el octavo por doble empujador de Seager y la pizarra se amplió 12-9, con el jonrón solitario de McCaan, antes del trancazo de Puig con Bellinger cir
culando acercó a los Dodgers 12-11. El hit impulsador de Taylor después del doble de Barnes en atrevido corrin, niveló por cuarta vez la pizarra 12-12. El rancho no paraba de arder. El hit empujador de Bregman en el décimo, contra Kenley Jensen, dejó en el terreno a los Dodgers 13-12.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus