•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Evander Holyfield no cree que los pesos pesados hayan dejado de ser la atracción principal del deporte del boxeo, pero sí reconoce que uno de los motivos por los que dejó de serlo se debe a dos personajes, los hermanos Vitali y Wladimir Klitschko que por años hicieron esta categoría menos atractiva.

En conferencia de prensa desde la convención 96 de la Asociación Mundial de Boxeo en esta ciudad, el excampeón mundial de peso crucero y pesado comentó que incluso los jueces tuvieron que acostumbrarse a calificar amarres en vez de golpes, pero confió en que habrá mejores momentos con Anthony Joshua y Deontay Wilder ahí.

“Los pesados cambiaron por los Klitschko, los jueces tenían que calificar amarres en vez de peleas, uno sube a golpear, pero en un punto eran solo abrazos y amarres, cuando enfrenté a Mike Tyson sabías que iba a golpear pero también a recibir, y cuando te tiraba sabías lo que debías hacer para eludir ese golpe y responder, aprovechabas esas oportunidades”, dijo ‘The Real Deal’ en la charla con medios cafeteros e internacionales.

Con 20 peleas de campeonato mundial, Evander se convirtió en uno de los ases de la categoría máxima del pugilismo. Chris Byrd, Hasim Rahman, John Ruiz, Lennox Lewis, Michael Moorer, Mike Tyson, Riddick Bowe, Larry Holmes, James Douglas y George Foreman probaron sus puños y solo cayó con Lewis y Bowe en peleas de alto calibre.

“Vienen cosas buenas”

“No me explico cómo esos peleadores que se la pasaban amarrando ganaban las peleas, ellos golpeaban y no recibían, antes utilizabas más tus habilidades, esta división ha perdido interés por la falta de acción, pero vienen cosas buenas”, adelantó Holyfield, quien espera que Joshua y Wilder, actuales monarcas, hagan mejores cosas que los Klitschko en el pasado.

Tras la partida de personajes como Lennox Lewis, Mike Tyson y Evander Holyfield, los hermanos Klitschko se hicieron cargo de la división de los pesados, dominando la categoría durante años hasta que decidieron colgar los guantes en 2012 y 2017, respectivamente.