•   MAna  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Habrá revancha entre Alexander Espinoza (14-0-2, 7 nocauts) y el muchacho Aron Juárez (10-4-3, 1 nocaut). La noche del 15 de julio en el gimnasio Nicarao, empataron en una batalla de campana a campana. Fue en la agonía del pleito, en el último asalto que el apodado “Supernova” salvó su invicto. La falta de empuje del originario de San Benito le privó de un triunfo que hubiese sido sorprendente. No obstante, la igualdad también fue un triunfo para él.

Ahora se enfrentarán en un contexto relativamente distinto el 25 de noviembre en una cartelera de Búfalo Boxing. La diferencia según Juárez es que ahora puede resolver el enfrentamiento de forma más clara, sin dejarles la decisión a los jueces. ¿En qué basa su argumento Juárez? En el tiempo de preparación que tuvo para el primer combate, el cual fue muy corto, comparado a los 2 meses de entrenamiento que tomó ahora. 

“Estoy contento por este combate, la primera pelea fue buena, la segunda será una gran batalla. Afrontaré este compromiso con una gran preparación, atacaré más fuerte, mi meta es salir con la victoria. A Espinoza le hacen daño los ganchos y los uppercut en corto. No le sentí la pegada, no pega fuerte Alexander”, dijo Juárez, quien se está preparando en el gimnasio Roberto Huembes bajo las órdenes del profesor Ray Mendoza.

“En la primera pelea esperaba una decisión a mi favor, pero entiendo que cuando un peleador está bien ubicado en el ranking, lo protegen. Esta vez será diferente, pues me he tomado dos meses de preparación, la vez anterior apenas tuve 17 días”, agregó el chavalo de San Benito.