•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ciudad de Houston es conocida mundialmente por la histórica frase que los astronautas de la misión Apolo 13 transmitieron al Centro Espacial Johnson, de “Houston, tenemos un problema”, pero ayer la cambiaron con la celebración de tener su primer título de la Serie Mundial del beisbol de las Grandes Ligas, que el pasado miércoles ganaron los Astros.

 Desde primeras horas de la mañana, el centro de Houston se tiñó de naranja y azul, con miles de personas vestidas con los colores de los Astros que se congregaron para festejar el primer título de la Serie Mundial en la historia del equipo.

Las autoridades de la ciudad extendieron la ruta del desfile para acomodar a la multitud, que era más grande de lo que esperaban, dado que superó el millón de personas, y los cálculos iniciales eran de 750,000 aficionados. Las personas se aglomeraron en las calles de la ciudad e incluso en estacionamientos y edificios aledaños a la ruta, que se extendió al menos medio kilómetro más.

Cientos de familias con sus hijos de todas las edades fueron consiguiendo las mejores posiciones para ver de manera cómoda, con las propias sillas que ellos mismos habían traído de sus casas, el gran desfile con todos los protagonistas de la gran hazaña deportiva conseguida por los Astros.

Clases canceladas 

El distrito escolar de Houston canceló las clases el viernes, para que los estudiantes, sus padres y empleados acudiesen a los festejos, si lo deseaban. Los Astros conquistaron su primera Serie Mundial al derrotar el miércoles a los Dodgers en el decisivo séptimo partido (5-1) que se jugó en Los Angeles.

El equipo de Houston que nació en la temporada de 1962 con el nombre de Colt .45s había jugado ya la Serie Mundial en el 2005, pero fueron barridos por los Medias Blancas de Chicago (4-0). Tras el histórico y apoteósico desfile los jugadores se dieron cita en el escenario colocado en la puerta principal del ayuntamiento de Houston, donde el alcalde Sylvester Turner, acompañado por el gobernador del estado de Texas, Greg Abbott, reivindicaron el gran triunfo logrado por los Astros.

Con un valor que ha ido mucho más allá del apartado deportivo al conseguirse dos meses después de haber sufrido la grave tragedia del paso devastador del huracán Harvey, que dejó un saldo de 50 personas fallecidas, miles de damnificados con sus viviendas inundadas e inservibles, y 97,000 millones de dólares en pérdidas materiales.

“Houston mostró el carácter, lo fuerte que somos como comunidad, unidos y la manera cómo nos crecemos ante la adversidad y el triunfo de los Astros es el que mejor simboliza todo lo que ha hecho y seguirán haciendo todos los residentes unidos que le dan vida a una gran ciudad”, destacó Turner.

Mientras los jugadores, encabezados por el jardinero de origen puertorriqueño George Springer, que fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie Mundial, alabaron todo el apoyo que habían recibido por parte de los seguidores y dijeron que estaban listos para que la historia de llegar a la Serie Mundial y ganar el título, se repitiese.

Altuve fue breve

También habló, pero de una manera muy breve, el segunda base venezolano José Altuve, máximo candidato al premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana y esta vez fue muy breve en su comunicación con los aficionados, que lo vitorearon, como al resto de los compañeros.

“Gracias mi gente, somos campeones del mundo”, afirmó el venezolano, antes de lanzar su gorra hacia el público y tras tener confirmada la continuidad con los Astros que horas antes del desfile confirmaron haber ejercido las opciones sobre Altuve y su compatriota, el jardinero Marwin González para la campaña del 2018.

Altuve se adjudicó su tercer título de bateo este año al finalizar con promedio de .346, 24 jonrones, 81 remolcadas, 32 bases robadas y 204 imparables y en el 2018, el oriundo de Maracay ganará seis millones de dólares. El segundo base estelar de los Astros firmó un contrato de cuatro años con Houston durante la campaña del 2013, con opciones del equipo para el 2018 y el 2019.

González, quien devengó un salario de 3.8 millones de dólares esta temporada, ganará 5.2 millones en el 2018, el último año de su contrato antes de convertirse en agente libre. En el 2017, el oriundo de Puerto Ordaz tuvo la mejor campaña de su carrera, en la que bateó .303 con 23 cuadrangulares y 90 remolcadas.