•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mexicano Julio César Chávez, excampeón mundial de boxeo, quiso llevar a una serie dramática de televisión, “El César”, una vida marcada por su adicción al alcohol y las drogas, así como el reto mental que enfrentó por ser millonario tras una infancia marcada por la pobreza.

En una entrevista con EFE en Miami, el exboxeador, de 55 años y que se mantuvo invicto durante casi 14 años y más de 90 peleas, aseguró que lo más difícil que encaró durante su vida fue el levantarse de las adicciones que sufrió y de las que ahora, afirma, está “limpio”.  “Lo difícil no es caer, sino levantarse. Ese es el mensaje que le dejo a la juventud”, sostuvo Chávez, quien en parte por eso autorizó la realización de la serie que emitirá Telemundo a partir del próximo 7 de noviembre.

Agregó que se halla en una cruzada por ayudar a personas con problemas de adicción y alcoholismo, para que “reconstruyan su vida y vuelvan a la sociedad, para que convivan con su familia, porque al final eso es lo más importante”, señaló el deportista, quien colgó los guantes tras 25 años de carrera.

Con una infancia marcada por la pobreza, Chávez mencionó que hay que estar “mentalmente preparado” para no caer y buscar, como le ocurrió a él, las cosas “más tontas y estúpidas”, como el alcohol y las drogas. “Aun teniéndolo todo en la vida, fama, dinero y mujeres, cosas que yo tuve a manos llenas, busqué la cosa más tonta y estúpida, la adicción”, lamentó Chávez, quien a renglón seguido aseguró que “venir de la pobreza no es fácil, como tampoco lo es la fama y que de repente te lleguen millones de dólares”.

El exdeportista, que obtuvo el Récord Guiness en 2014 por el mayor número de peleas ganadas en un campeonato mundial de boxeo, agregó que hay que rodearse de “gente positiva, constructiva, que te dé buenos consejos y te sepa guiar” en la vida, en la que existen otras prioridades, como “estar sano y llevar una vida ejemplar y de calidad”.

Chávez ha asegurado en numerosas ocasiones que durante su mejor época como boxeador, en la década de 1990, llegó a conocer a “gente en todos los niveles sociales”, incluso narcotraficantes, como los Arellano Félix, Amado Carrillo Fuentes, el “Señor de los cielos”, y Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, quienes buscaron una foto con él.