•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Bóer necesitó solo un episodio para reducir a caricatura a los Gigantes de Rivas. Fue en la segunda entrada, cuando ante Carlos Téller, los Indios exhibieron toda su furia ofensiva y lograron construir una ventaja de 6-0, que luego ampliarían a 7-1, el marcador con el que consiguieron mejorar su récord a nueve victorias con seis derrotas, para mantenerse en la cima del campeonato. Claro, esto no hubiera sido posible sin el relevo de cinco innings sin permitir carreras de Juan Bermúdez y el cierre dominante del chavalo Ángel Obando.

Téller en el infierno

Cuando el zurdo Carlos Téller subió al montículo del estadio Yamil Ríos Ugarte para enfrentar a los Indios, jamás imaginó que su trabajo sería de solo un episodio y un tercio, y menos que en un recorrido tan corto lo someterían a un castigo tan terrible que bien podría graficarse como un paseo por el infierno.  Desde el primer episodio, en el que permitió par de imparables y fue rescatado por una jugada de doble matanza, el experimentado tirador envió señales de que no estaba en condiciones para cumplir con su misión de frenar al Bóer. 

Para lástima de los Gigantes y bienaventuranza de los Indios, Téller fue más vulnerable en la segunda entrada, tanto que solo pudo sacar un out antes de ser llevado a las duchas. Tras admitir imparables consecutivos de Lerys Aguilera, Janior Montes y Javier Robles, el abridor de Rivas cometió un error sobre batazo de Mark Joseph y permitió la primera anotación capitalina. Acto seguido, con las bases repletas, le otorgó pasaporte a Brandon Leyton  y provocó la segunda carrera de los Indios. Con todo en contra, intentó salirse del pozo de las angustias ponchando a Dayner Moreira, pero un sencillo de Jilton Calderón que movió la pizarra a 3-0 lo sacó del juego. En su lugar entró el muchacho Armando Ruiz, quien no pudo evitar la debacle. Con un error y un cañonazo impulsador de dos anotaciones conectado por Aguilera la Tribu completó una ventaja de 6-0. 

No hubo reacción

Aturdidos bajos los escombros dejados por el huracanado inicio de los Indios, los Gigantes no tuvieron fuerzas ni siquiera para poner en peligro a sus rivales. Su único intento de resurgimiento ocurrió en el cierre del segundo inning, cuando imparables de Wuilliam Vásquez y Nelson Pérez pusieron el juego 6-1. Sin embargo, el Bóer ripostó anotando una vez en la apertura del quinto gracias a cañonazos de Joseph, Moreira y Calderón.

Los rivenses fueron sometidos por Juan Bermúdez (2-0), quien apareció en el tercer episodio en sustitución del abridor Fidencio Flores y se extendió hasta el séptimo, limitándolos a solo dos imparables en cinco innings y apuntándose la victoria. Del cierre se encargó el muchacho Ángel Obando.

Tigres cobran venganza

Tras caer el pasado martes en territorio leonés, los Tigres de Chinandega se impusieron anoche 4-2 a León en el estadio Efraín Tijerino Mazariego. El triunfo fue para Elvin García, quien mejoró su balance a dos victorias con una derrota, mientras que el revés fue a la cuenta del exlanzador de Grandes Ligas Wilton López, quien vio desmejorar su récord a cero éxitos con dos reveses. Por su parte, Wilber Bucardo consiguió su quinto juego salvado de la temporada y el artillero Osman Marval conectó su segundo cuadrangular de la campaña. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus