•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No son estas horas de calma para Fidel Moreno. No pueden serlo viendo cómo el reloj no se detiene y el esfuerzo frenético de 850 trabajadores fajándose sin horario, intenta terminar de darle forma al gimnasio Alexis Argüello, una instalación de casi 25 millones de dólares, que se convertirá en el nuevo ombligo de Managua, sin duda, otro timbre de orgullo para la gente de la Alcaldía.

Faltando tan poco tiempo para la noche del 25 de noviembre, el día señalado para abrir sus puertas con los Trotamundos de Harlem exhibiendo sus toques de magia sobre el tabloncillo, capaces de ridiculizar a fabricantes de fantasías como David Cooperfield y Chris Angel; el secretario general de la Alcaldía trata de ocultar su nerviosismo asegurando: “Estará listo”. Y puede ser, pero hay que pisar el acelerador a fondo con la mayor precisión posible, igual que en la piscina, necesitada de tanta tecnología.

Ocho mil rugiendo

La construcción de tres pisos, tan impensable como el estadio “Dennis Martínez” hasta hace poco, impresiona fácilmente. Con capacidad para 8 mil personas, tendrá en la parte central de su techo, un cubo con pantallas, en pequeño, pero tan funcional como el que muestra el Garden en Nueva York, y en la parte alta, va a disponer de un salón rectangular lo suficientemente amplio y con aire acondicionado, para la organización de diferentes eventos. 

El Gimnasio en sí, podrá ser escenario de ferias, como apuntó Fidel Moreno al entrar en detalles, y podría resultar lo necesariamente rentable. “Su acondicionamiento permitirá que se utilice para diferentes espectáculos”, dijo el ingeniero Villachica, profesional de vasta experiencia, quien considera, el tabloncillo puede ser instalado en día y medio, recordándonos que ahí se realizarán los torneos de baloncesto, voleibol y boxeo, este último cerrando los Juegos.

“Tiene que estar”

El dirigente internacional de boxeo, Francisco Valcárcel, acompañado de Enrique Armas, se refirió a la opción de atraer el interés para organizar veladas boxísticas de envergadura, mostrándose genuinamente admirado por la instalación, dotada de todo lo requerido para ser funcional en todos los aspectos. Meyling Jarquín y Amaru Ramírez, grandes pilares en este proyecto múltiple que incluye las estupendas canchas de tenis en el parque Luis Alfonso Velásquez, también tratan de ocultar cualquier señal de inseguridad mientras miran sus relojes cada 30 segundos.

Acostumbrado a responder bajo presión, Fidel Moreno recurre a una dosis extra de sangre fría frente al reto. Él se repite centenares de veces al día ¡Tiene que estar! y tiene que creerlo. Pero no nosotros, que desde afuera, vemos que se necesita frotar un poco la “Lámpara de Aladino“, deseando por supuesto que sea posible estar de pie, frente a las butacas, cantando el himno la noche del 25 de noviembre, mientras se levanta el telón en esa instalación que tanto le hubiera gustado ver a Alexis Argüello.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus