•  |
  •  |
  • END

El astro del béisbol de las Grandes Ligas, Barry Bonds, acusado de perjurio y obstrucción a la justicia en una investigación por un escándalo de dopaje, termina el año como un héroe dudoso, quebrando un récord histórico y proclamando su inocencia ante los tribunales.

La estrella del béisbol estadounidense, de 43 años y dueño de una marca de jonrones con 762, se declaró inocente el 7 de diciembre último ante un juez federal en su primera día en la Corte.

Único jugador con siete premios MVP (Jugador Más Valioso), cuatro de ellos consecutivos, Bonds fue acusado formalmente en el escándalo promovido por los laboratorios Balco, porque supuestamente mintió a los investigadores al declarar que no había utilizado esteroides anabolizantes.

El astro toletero, que también es el jugador más viejo en ganar un MVP con 40 años y 4 meses en 2004, nunca dio positivo a los esteroides, pero un libro escrito por dos periodistas afirma que ingirió desde 1998 esa sustancia para aumentar su rendimiento deportivo.

La Corte determinó que Bonds no tendrá restricciones de viajes y fijó una nueva audiencia para el 7 de febrero de 2008, pero algunos de sus abogados y otros especialistas en el tema dan por descontado que el ‘Artillero de la Bahía’ no tendrá problemas, ya que resulta difícil probar el caso en su contra.

“Por hoy, Bonds es inocente. Él confía y tiene fe en el sistema judicial. Él defenderá estos cargos y estamos confiados en un buen resultado”, señaló Allen Ruby, abogado de la defensa. Una opinión de mucho peso también la dio Brad Simon, un ex fiscal y ahora abogado defensor radicado en Nueva York: “Tradicionalmente los casos de perjurio han sido muy difíciles de probar, porque usualmente son un tipo de testimonio como ‘él dijo’ o ‘ella dijo’”!.

Asimismo, Don Fehr, director ejecutivo del Sindicato de Jugadores en las Mayores, apuntó que “una acusación contiene solamente alegaciones, y en este país cada demandado, incluyendo a Barry Bonds, tiene el derecho a la presunción de la inocencia a menos que sea probada su culpabilidad”.

Luego de una temporada muy halagadora al romper el añejo récord de cuadrangulares (755) de Hank Aaron, el año deportivo no ha tenido un final feliz para el jugador porque los Gigantes de San Francisco, tras 15 temporadas, decidieron no proponerle un nuevo contrato y quedó como agente libre.

El juicio al 14 veces ‘All-Star’ podría convertirse en una nueva saga del caso Balco, los laboratorios de San Francisco donde se produjeron las sustancias prohibidas de última generación que desataron el mayor escándalo de dopaje en la historia del deporte estadounidense.

Si es declarado culpable, Bonds podría recibir hasta cinco años de prisión por cada inculpación de perjurio y 10 por el de obstrucción, es decir, que arriesga una condena que podría llegar a los 30 años.

El astro artillero, único jugador con 500 o más jonrones y 500 o más bases robadas, tiene ahora su destino en manos de la jueza de Distrito de los Estados Unidos, Susan Illston, la misma que llevó el caso contra BALCO en 2005 y quien podría mantener el manto dudoso que cubre al jugador o limpiar su imagen ante la sociedad.