•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El filipino Milán Melindo, campeón mundial de la división Minimosca de la Federación Internacional de Boxeo (IBF) y el japonés Ryoichi Taguchi, monarca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), unificarán los cinturones de sus respectivos organismos el próximo 31 de diciembre y el vencedor tendrá que exponerlos ante el nicaragüense Félix “Gemelo” Alvarado, a mediados del próximo año.

Melindo (37-2-0-13 KO) y Taguchi (26-2-2-12 KO), serán estelares de una función en la que el pinolero Carlos “Chocorroncito” Buitrago enfrentará al japonés Hiroto Kyoguchi en la reyerta semiestelar. Así lo informó ayer  en conferencia de prensa el promotor Hitoshi Watanabe, quien organiza el evento. El pleito entre el nicaragüense y el local Taguchi será por el fajón mundial de peso mínimo de la FIB.

Con un tanto de sorpresa recibió la noticia el “Chocorroncito” Buitrago, quien se encuentra entrenando en Miami, enfocado en lograr la mejor de las preparaciones de cara a la reyerta por título. “No sabía que sería semiestelar de esa cartelera, pero me alegra enterarme”, manifestó. Según Carlos, “aquí (Miami) me siento bien, trabajando duro con mi papá, haciendo mucha escuela de combate, no es como allá (Nicaragua), que hacía sparring todos los días, ahora lo que hacemos es un entrenamiento dinámico”, aseveró.

Durante su estancia en Estados Unidos, Buitrago ha realizado guanteo contra un púgil dominicano que compite a nivel olímpico y otro cubano, a quienes describe como “grandes talentos”. Sobre Kyoguchi, el “Chocorroncito” ambientó que “es un boxeador rápido de piernas, tira dos golpes que los tiene perfeccionados, un gancho de izquierda y un upper de derecha, son sus dos golpes de poder”, pero advierte que él no será una presa fácil.

“No tengo la mentalidad de solo hacer un buen espectáculo, sino de llevarme la corona. Nicaragua no tiene un campeón mundial y eso me inspira, saber que yo puedo darle esa alegría a mi país. Además pronto seré papá y quiero dejarle ese legado a mi hijo, no podré ver su nacimiento, previsto para mediados de diciembre, así que deseo regalarle un título cuando pueda verlo por primera vez”, declaró.

Félix en fila

Melindo peleará por segunda ocasión en suelo nipón, después de su sorprendente triunfo sobre el japonés Akira Yaegashi, al que noqueó en mayo pasado con tres derribos en el primer asalto de una pelea pactada a doce vueltas. Contra Taguchi peleará en el gimnasio Ota-City en Tokio. Edito Villamor, entrenador del filipino, aseguró que su pupilo está en óptimas condiciones para la pelea unificatoria, tras haber sanado de dos cortes que sufrió ante Hekkie Budler en septiembre.

“Esta es una gran pelea entre dos campeones del mundo y este es el sueño de Milán, de luchar contra cualquier campeón mundial de las organizaciones”, dijo el entrenador de Melindo. “Necesitamos ganar en cada ronda de manera impresionante y convincente”, aseveró Villamor, en entrevista con el periodista Ryan Songalia, de theringtv.com. La pelea será presentada por ABS-CBN en Filipinas y TBS Television en Japón, declaró Michael Aldeguer de ALA.

Taguchi ha realizado seis defensas de su título en tres años, incluyendo un empate contra Carlos Canizales en la víspera de Año Nuevo (31 diciembre 2016); antes de detener a Robert Barrera en nueve rondas en su defensa más reciente en julio. El púgil, de 30 años de edad, ha estado invicto desde que perdió una decisión ante Naoya Inoue, el actual campeón mundial de peso supermosca de la OMB y uno de los mejores talentos libra por libra en la actualidad.

Contra Melindo o Taguchi, Alvarado dispone de altas posibilidades de convertirse en campeón mundial, pues además de que dispone de un destacable récord (30-2-0-26 KO), dispone de una línea boxística que avala su calidad. Se espera que entre abril y mayo del próximo año el “Gemelo” pueda enfrentar al ganador del pleito entre el japonés y el filipino.