•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres meses después de haber retornado a los entarimados, tras casi dos años de inactividad, José “Danto” Pérez ha recuperado el protagonismo que construyó al ganar 16 combates de forma consecutiva, con 13 por la vía del nocaut desde que debutó en el profesionalismo en julio del 2013, y que se esfumó cuando tras perder su invicto ante Dixon Flores decidió alejarse de los escenarios, aduciendo una lesión.

Su regreso a los cuadriláteros, enfrentando a Moisés Olivas en septiembre pasado, envolvía una serie de interrogantes derivadas de los casi 730 días de inactividad, sobre todo porque la reyerta estaba pactada en 132 libras, muy por encima de las 118 o las 122 en las que habitualmente peleaba. Sin embargo, despejó muchas dudas con su contundente triunfo por la vía del cloroformo en tres asaltos.

Continuó despejando incógnitas venciendo en octubre a Óscar Amador, noqueándolo en la tercera vuelta de una pelea pactada a ocho. En ambos pleitos, el “Danto” exhibió una línea boxística destacable, manejando bien la distancia, siendo certero con sus disparos para restarles condiciones y finalmente rematándolos haciendo alarde de su fuerte pegada. “Estoy de regreso y será por mucho tiempo”, manifestó Pérez después de resolver aquellas pruebas.

El próximo sábado 25 de noviembre, el “Danto” podría ver premiada su valentía, dedicación y disciplina en lo que describe como “el renacer” de su carrera boxística, cuando enfrente a Robin Zamora con el título Fedecentro de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en juego; velada que tendrá un motivo especial, pues la promotora Búfalo Boxing homenajeará al fallecido presidente de ese organismo, Gilberto Mendoza.

“Me siento al cien por ciento después de la pausa que tomé, no he tenido problemas con la condición física, ni con el peso, lo importante es que jamás me he alejado del gimnasio”, declaró Pérez, al tiempo que recordó que “La lesión en el tobillo y en la mano es cosa del pasado, ahora estoy en plenitud”, con la misma seguridad que ambienta al advertirle a su rival en turno que “le tocará perder, porque no estoy dispuesto a bajar el ritmo que vengo demostrando”.

Rival conocido 

El “Danto” (18-1-0-15 KO) y Zamora (9-4-0-5 KO), se enfrentarán por primera vez, pero ya han intercambiado golpes haciendo sparring. Evidentemente las diferencias entre un guanteo y una reyerta son marcadas, pero incluso en los entrenamientos Pérez reconoce que ha podido descifrar las debilidades y virtudes de su oponente. “He realizado guanteos con él (Robin) y lo he puesto en malas condiciones, pero entiendo que es diferente cuando peleas, no me voy a confiar. Igual que en mis anteriores peleas trataré de ir ganando round a round y si sale el nocaut sería mejor”, refirió.

De lo que está consciente Pérez es de que tendrá enfrente a un contrincante que por su guardia zurda y su tren de pelea, podría complicarlo. “Es un púgil duro, además a mí me toca bajar de categoría. Lo que debo evitar es caer en el intercambio, porque sabe cómo entrar en la guardia, pero sé que baja el ritmo a partir del cuarto round y es donde lo tengo que aprovechar”, refirió. Asimismo consideró que “verán a un ‘Danto’ más fuerte y más rápido, con una condición física inmejorable”.

En su tercer combate desde que retornó al ring, el púgil capitalino peleará en 126 libras, acercándose cada vez más a la división Pluma, en la que se desempeñaba habitualmente. En el hipotético caso de que derrote a Zamora, el “Danto” espera obtener una oportunidad de pelear a nivel internacional y en el mejor de los casos por título mundial, siendo ese el objetivo que ha perseguido desde que saltó al profesionalismo. “Lo que deseo es probarme fuera, demostrar que no solo soy un boxeador casero, sino que puedo brillar en grandes escenarios”.