•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de cuatro derrotas de forma consecutiva, los Gigantes de Rivas volvieron a la senda del triunfo venciendo 6-0 a su víctima favorita, los Indios del Bóer, equipo ante el que han conseguido cinco victorias en lo que va de la Liga Profesional, tres de ellas por blanqueada. Anoche, apoyados en una sólida faena monticular de Lendy Castillo, los de Rivas superaron a un conjunto capitalino que por segunda jornada seguida no logró reaccionar tras comenzar perdiendo el desafío. 

Arranque agitado 

El inicio del juego en el nuevo Estadio Nacional Dennis Martínez fue movido. En la parte alta del inning uno, Rodney Rodríguez, quien debutaba como abridor de los Indios tras haber sido dado de baja por los Leones de León, tuvo una primera aparición de pesadilla, pues abandonó el montículo luego de permitir tres carreras y solo sacar dos outs. Vladimir Frías le conectó imparable y acto seguido él se enrumbó hacia la fatalidad llenando las bases con golpe a Elmer Reyes y transferencia a Wuilliam Vásquez, construyendo el escenario propicio para que apareciera Nelson Pérez, quien con un doblete por el jardín derecho abrió el marcador  y los estableció en 3-0.

En el cierre, los Indios desperdiciaron una valiosa oportunidad de al menos acercarse en la pizarra. El abridor de los Gigantes, Lendy Castillo, abrió su actuación con base por bolas a Dayner Moreira, siguió admitiendo sencillo de Jilton Calderón y tras dominar al peligroso Maikel Cáseres llenó las bases con otro pasaporte a Iván Hernández. Con todo en su contra, Castillo logró enderezarse y con todo a su favor, los Indios se apagaron, pues Lerys Aguilera falló en elevado de foul por la zona de la inicial y Janior Montes se ponchó.  

En el siguiente episodio, los de Rivas, mostrándose ansiosos por ponerle fin a esa racha de cuatro derrotas consecutivas, volvieron al ataque y esta vez ante el relevista Carlos Pérez Estrella, quien con dos hombres en circulación fue descifrado por Moisés Flores, artillero que con un trancazo que estuvo a escasos centímetros de ser jonrón, amplió la ventaja de su equipo a 4-0. 

Par de estocadas

De pronto, tras ese inicio agitado, el juego entró en un silencio ofensivo. Castillo alardeó de su dominio ante el Bóer y Estrella consiguió el enderezamiento requerido para evitar que sus rivales siguieran con el ritmo de producción que habían mostrado. Fue hasta en el sexto inning que los números en la pizarra fueron actualizados, siempre a favor de los Gigantes. Darrel Campbell conectó un sencillo y anotó gracias a un triple del chavalo Omar Obregón, quien luego marcó la sexta carrera sureña aprovechando que el receptor Janior Montes realizó un tiro a la segunda con el objetivo de poner fuera a Vladimir Frías, quien antes había recibido base por bolas. 

Castillo, indescifrable

Para el Bóer fue misión imposible descodificar los envíos de Castillo, quien durante siete episodios completos los limitó a solo cinco hits. La única entrada en la que los Indios lo metieron en zona de peligro fue en la primera, cuando consiguieron llenarle los costales con solo un out en la pizarra. Desde entonces, Lendy opacó a los capitalinos y les propinó la octava derrota de la campaña. Tras su salida, los encargados de preservar la ventaja fueron José Lara y Roger Marín.

Tigres se afianzan

Por su parte, los Tigres de Chinandega derrotaron 3-1 a los Leones de León, afianzándose en la cima de la liga. Por los actuales campeones la victoria fue para el abridor Ernesto Glasgon, quien en seis episodios solo admitió una carrera, mientras que por los leoneses, la derrota fue para Joaquín Acuña, a quien los Tigres le fabricaron tres anotaciones en tres entradas. El triunfo de los chinandeganos fue preservado por el cerrador Wilber Bucardo, quien llegó a siete juegos salvados.