•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las expectativas del presidente de la Confederación Panamericana de Billar, Carlos Rivera, parecen exageradas: “Vamos a conseguir más de 10 medallas y aproximarnos a las 20 en los Juegos Centroamericanos”. Me pregunto: ¿Será posible que el billar truene tanto provocando semejante ruido? Rivera insiste: “El equipo nica que competirá en estos Juegos se encuentra lo suficientemente afilado en todas las especialidades de pool, bola 8, bola 9 y bola 10 y también en carambola a tres bandas”.

La Federación de Billar está dirigida por el mayor general Ramón Calderón, ya retirado del uniforme pero no del trabajo, un militar muy amable, con reputación de haber sido un excelente alumno, que se siente atraído por este deporte, que entre sus dirigentes caseros ha tenido a Rodolfo “Payín” Castillo, otro entusiasta que seguramente no se perderá un juego, aunque el hombre de tiempo completo en Pool Ocho, escenario de evento de las sutilezas con el taco, será Rivera, quien espera una actuación cumbre de Karen García en persecución de seis medallas, no necesariamente todas de oro.

Frente al gran reto

Desde hace un buen rato, Karen ha estado respondiendo a las diferentes exigencias en torneos internacionales hasta llegar a obtener dos de oro en el Panamericano del 2016, llamando la atención por la versatilidad de su juego y un alarde de precisión, lo más valorado por los especialistas. Afectada por problemas de salud, Karen se conformó con un bronce este año, muy temprano, pero en estos momentos se encuentra recuperada y ansiosa por competir para mostrar su utilidad tantas veces comprobada.

El billar proporciona un total de 60 medallas y la pretensión de 20 en el campamento pinolero es alta. La presencia del veterano y querido zurdo Francisco Taylor, por largo tiempo un artista de la geometría sobre el tapete trazando carambolas improbables, abre espacio a otra posibilidad en el marco del torneo, aunque el nivel de la competencia con panameños y ticos es fuerte. No hay que perder de vista al tico Erick Téllez en tres bandas y su compatriota Adriana Villar, temible adversaria de Karen en las especialidades de bolas 8, 9 y 10. 

Así que el billar buscando abrirse paso hacia el programa olímpico, puede ser una de las grandes atracciones de estos Juegos Centroamericanos y proporcionador de suficientes medallas.