Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Pelea brava e imprevisible en seis divisiones, lesiones que alteran la “topografía” de los equipos, bajones de voltaje inesperados, impactos provocados por sorprendentes crecimientos como el de Rockies en 2007 y Rays en 2008, ruidosos y decisivos cambios de peloteros en julio y tres series postemporada al que parpadea pierde. ¡Diablos, cómo ha cambiado el béisbol de Grandes Ligas! Las bolas de vidrio saltan hechas añicos mientras los acontecimientos se nos vienen encima tan vertiginosamente, como Usain Bolt volcado en los 100 metros.

Una pregunta brillando encima del arco iris: ¿Volverán los Yanquis al trono? Pienso que pese a la mejoría que garantizan las adquisiciones de C. C. Sabathia, A. J. Burnett y Mark Teixeira, difícilmente los veremos en la Serie Mundial, y que serán los Medias Rojas, después de ganar el tormentoso Este de la Liga Americana, quienes se fajarán con los Filis por el banderín, en tanto los Cachorros vuelven a replegarse en los play offs. ¿Por qué Medias Rojas-Filis? Por el pitcheo y funcionamiento ofensivo de unos y la agresividad y defensa de los otros, contando también con buenos brazos.

Con Beckett, Lester y Matsuzaka al frente de una rotación completada por Brad Penny y Tim Wakefield mientras Smoltz se recupera y Buchholz se establece, con Papelbon rematando y buen relevo medio, Boston con la pólvora de Ortiz, Pedroia, Youkilis, Drew, Lowell, Bay, Ellsbury y Lowrie, se ve lo suficientemente compacto para superar a Yanquis y Rays en el Este y dejar en el camino a Indios y Angelinos, probables ganadores del Centro y el Oeste.

¿Se puede creer en los Filis obviando a los Mets en el Este de la Liga Nacional y la gigantesca amenaza que serán los Cachorros, si ganan el Centro? Por supuesto. Los Filis tienen fluido y grueso bateo con Jimmy Rollins, Chase Utley, Ryan Howard, Raúl Ibáñez, Shane Victorino y Pedro Feliz; una buena rotación jefeada por Cole Hamels y respaldada por Brett Myers, Jamie Moyer; Joe Blanton y quizás Chan Ho Park, confiando ciegamente en Brad Lidge para los remates.

Sí, no se puede subestimar a los Cachorros con Carlos Zambrano como líder del staff y Kevin Gregg asumiendo el rol de “matador”, y la capacidad de agresión que proporcionan Soriano, Derrek Lee, Aramis Ramírez, Geovany Soto, Milton Bradley y Fukudome, pero veo mejor a los Filis.

¿Los Dodgers con el furor de Manny Ramírez y los Cascabeles con cuatro abridores fuertes liderados por Brandon Webb? Seguramente van a protagonizar una interesante batalla en el Oeste de la Liga Nacional, pero cualquiera de ellos se arrugará en los intensidad de los play offs.

Regresando con los Yanquis y sus posibilidades, un factor clave va a ser Alex Rodríguez manejando la presión que le pondrán encima con un alud de cuestionamientos por los esteroides. Si salta encima de eso y registra cifras gruesas en jonrones y empujadas, los Yanquis conseguirán un gran crecimiento y el final del Este, será tan emocionante y sorprendente como el de Casablanca.