•  |
  •  |
  • END

Los Padres debutan hoy contra los Dodgers en San Diego, y nuestra expectación estará sobre la probable aparición de Evert Cabrera. Todo lo dicho ha quedado grabado, ahora, a socar.

Es cierto que la Regla Cinco le ha facilitado las cosas a Everth Cabrera, pero nadie le ha regalado nada. Se ganó el puesto en San Diego dando el tope de su esfuerzo y porque fue más allá de lo que los Padres esperaban con su velocidad.

Aún resuena en mis oídos las declaraciones que a comienzos de año hizo Kevin Towers, el Gerente General del equipo: “No tiene un nivel más allá de Clase A fuerte, pero nadie robó más bases que él en la pelota profesional durante el 2008”.

La Regla 5 permite a los equipos deshacerse del jugador durante el spring training enviándolo a su equipo de origen con 50 mil dólares de multa. Iván Nova había sido devuelto a los Yanquis por los mismos Padres, pero en el caso de Cabrera ahora que ha hecho el grado, San Diego está obligado a tenerlo en el roster todo el año.

Cabrera tiene muchos retos en la organización y algunas ventajas para ir más allá de lo que imaginamos. Luis Rodríguez, el short stop titular, no parece ser de otra galaxia, excepto que como short stop sólo ha cometido 4 errores en 438 entradas y un tercio.

Everth será un jugador de todos los días como corredor emergente, pero se le ha previsto que en dos de cada 8 partidos sea el titular, al menos en la primera semana.

En San Diego no son tan tontos como dejar a un jugador que no puedan sacarle provecho, especialmente si sólo gana el salario mínimo. Cabrera se robó 11 bases y lo atraparon una vez, convirtió un doble con una bola malabareada e hizo un triple en un parpadeo.

Los Padres vieron algo más de utilidad en Cabrera durante el spring training, si no cómo explicar que gente con mejores estadísticas ofensivas fuera enviada a Las Menores y el nuestro se quedara.

Algo de eso lo mencionó Glen Hoffman, el entrenador de infield del equipo, “Quiere aprender y está poniendo extra a todo lo que se propone. Tiene un brazo poderoso, por encima del promedio”.

El periodista del Tribune Union de San Diego, Tom Krasovic, dice que tiene la estructura muscular de Rafael Furcal de los Dodgers y Shane Victorino de los Filis. Para mí es un jugador como Willie Taveras, que puede embasarse con una rola que se duerma en el infield o con un pequeño malabareo, además de ser un buen tocador de pelota.

Cabrera dijo en Doble Play que él siente que al mánager Bud Black le gusta cómo juega. Ciertamente, debe ser la primera maniobra para mandar a un corredor emergente, la primera idea para tocar pelota, el primer sustituto para Rodríguez y hasta la alternativa inmediata si el venezolano cae en un bache ofensivo.

La conclusión de este sueño hecho realidad es que Cabrera se montó en la oportunidad que se le dio y le sacó el máximo provecho. En este nivel nadie te regala nada.