•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay duda alguna que el Gobierno Central actual ha sido el mayor promotor del deporte de alto rendimiento en la historia deportiva de Nicaragua. Ser sede de los Juegos Centroamericanos, la inversión en el performance deportivo de sus actuales selecciones Olímpicas y los escenarios deportivos de primer nivel, son testimonio de ello.

En el deporte de alto rendimiento, invertir es parte fundamental para que un atleta alcance su máxima expresión en competencias y por ende, obtener los mejores resultados posibles y posicionar a toda una nación.

Los triunfos en competencias deportivas de alto rendimiento son desarrollo de progreso, solidaridad, fortaleza y un claro mensaje de desarrollo de la nación. 

El beisbol de Nicaragua por ejemplo, genera buenos resultados a nivel centroamericano reforzado por una amplia atención mediática y un envidiable apoyo social, donde son notables y meritorios los resultados de Campeonatos Panamericanos Sub10 y Sub12 en el año 2017, comparado con otros deportes no tradicionales por ejemplo.

Sin embargo, la realidad en selecciones mayores es totalmente distinta. El beisbol, un deporte socioculturalmente arraigado desde los medios hasta el consumidor final premilenial, todavía no ha logrado un solo Campeonato Mundial. Su máximo logro es ser el mejor en la región centroamericana, Medalla de Oro en los Centroamericanos San José 2013  y un Sub-campeonato Mundial aficionado en 1972.

Nicaragua ha producido beisbolistas de alto rendimiento que han alcanzado en equipos de la Major League Baseball y se han convertido en héroes nacionales ¿pero qué pasaría si replicaran estas mismas condiciones para disciplinas como Judo con representantes como Vicky Fonseca y Sayra Laguna – medallistas Panamericanas, por ejemplo - o a los jóvenes de la selección Olímpica de Remo que han tenido una notable evolución con mucho menos recursos.

Holanda, un país de raíces futboleras, ya alzó una Copa del Mundo de Beisbol aficionado en el 2011, y bajo la dirección de Robert Eenhoorn, ha conquistado cuatro campeonatos europeos de beisbol, ha clasificado a dos juegos olímpicos y participó en el primer Clásico Mundial en 2006 ¿Cómo llegó Holanda a ser la nueva sensación del Beisbol?  

¿Es necesario acaso mover el foco en otras direcciones para replicar el caso de Holanda de acuerdo a las características y entorno de Nicaragua? El héroe deportivo está presente entre nosotros, y no es Cristiano Ronaldo ni Leo Messi, son atletas de la talla de Karen García, campeona Panamericana de bola 8 y bola 9, Dalila Rugama,  tres veces medalla de Oro en Juegos Centroamericanos y récord regional en Lanzamiento de Jabalina, y Osmar Bravo, quien estuvo a tan solo 11 segundos de lograr la primera medalla Olímpica para Nicaragua en las Olimpiadas de Londres 2012.

Estamos a tiempo, y el que Nicaragua sea sede de los XI Juegos Deportivos Centroamericanos, es una oportunidad histórica para cambiar el portafolio de opciones deportivas y orientarnos hacia un enfoque holístico hacia disciplinas olímpicas, dando apertura a la construcción de nuevos héroes deportivos y darles el reconocimiento que se merecen. 

Sin embargo, habrá que realizar un reenfoque integral donde los medios y la cobertura juegan un rol primordial para abrir paso a una nueva etapa.

*El autor es Ingeniero Industrial y Máster de la AISTS en Gestión Deportiva, Ciencia y Tecnología en la EPFL en Lausana, Suiza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus