•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Italia vivió este viernes el sorteo de los ocho grupos del Mundial de Rusia 2018 con aparente indiferencia, decepción y también con cierta envidia por ver a las demás selecciones participantes y la ausencia de la "azzurra", fruto de su fallida clasificación.

Si en anteriores ocasiones el día del sorteo de la fase de grupos de un Mundial se esperaba con ilusión e impaciencia, este año la gran mayoría de los italianos lo vivió con distancia y todavía con incredulidad por no ver el nombre "Italia" en el bombo de Moscú.

Una sensación que unió a los aficionados y a también los propios futbolistas, como el campeón del mundo 2006 Francesco Totti, que usó recientemente el adjetivo "irreal" para definir la ausencia del seleccionado "azzurro" en el próximo Mundial.

"Vamos mal, nuestro movimiento está mal. Hace falta un cambio profundo bajo todos los puntos de vista", reconoció también Alessandro Del Piero, otra leyenda del fútbol italiano, campeón del mundo 2006 junto a Totti.

Y es que la debacle absoluta del equipo que entrenaba Gian Piero Ventura es una mancha indeleble en la historia de una selección que ganó cuatro Copas del Mundo (1934, 1938, 1982 y 2006) y participó en las últimas 14 ediciones.

Italia solo se había perdido la cita mundialista en 1930, cuando no acudió pese a estar invitada, y en 1958, cuando una derrota contra Irlanda del Norte la dejó fuera, por lo que el fracaso de nuevo este año ha hundido al país en la desesperación por haber protagonizado un auténtico desastre deportivo.

Con el paso de las semanas, las heridas por la eliminación sufrida contra Suecia en la repesca mundialista habían empezado a cicatrizarse, pero el sorteo celebrado en el palacio del Kremlin de Moscú volvió a generar sufrimiento en los aficionados al fútbol italianos.

Unas tres generaciones de transalpinos vivieron un día inédito este viernes, ya que nunca habían asistido a un sorteo del Mundial que no contara con representación italiana.

Todas los grandes países deportivos clasificados comentaban la composición de los grupos de sus selecciones, analizaban sus respectivos rivales y empezaban a hacer cálculos sobre lo que puede depararles el Mundial en su fase avanzada.

Las selecciones más pequeñas soñaban y sueñan con convertirse en la revelación de la próxima Copa del Mundo y lograr un resultado histórico para sus países.

Todas a excepción de Italia, a la que solo le queda la pena y un poco de envidia hacia los demás equipos, que ya empezaron a contar los días que los separan del 14 de junio 2018, cuando comenzará la contienda mundial.

En este contexto de confusión y decepción, algunos aficionados italianos también ironizaron sobre una foto que circula desde el jueves en internet en la que se ve al ya extécnico Ventura bañándose en el mar de la isla de Zanzibar.

El entrenador italiano fue la cara visible del fracaso de Italia, pero a pesar de ello se resistió a dimitió de su cargo y fue sustituido por la Federación de Fútbol italiana, tras lo que embolsó cerca de 800,000 euros previstos por su contrato.

El mundo futbolístico transalpino tiene que encarar ahora un difícil momento de refundación de su Federación, que sigue sin tener a un presidente después de la dimisión entre polémicas del presidente Carlo Tavecchio.

En los últimos tiempos se especula sobre posibles nombres para liderar el renacimiento futbolístico del país, entre ellos se baraja el del excapitán del Milan Paolo Maldini o el de Gianluigi Buffon, pero todavía habrá que esperar hasta que haya una decisión definitiva.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus