•  |
  •  |
  • END

El panameño Raúl Leguías cargó en sus hombros con gran parte de la ofensiva del Diriangén, y de no ser porque el portero del Estelí, Carlos Mendieta, le parara dos claros disparos de gol, se hubiera convertido en el héroe de los diriambinos.

“Otra historia hubiera sido si Mendieta no hubiera atajado esos balones. Pero al menos uno de ellos yo lo vi que pasó la línea de gol, pero el árbitro dijo que no. Con ese gol, estoy seguro que el equipo hubiera sido otro”, comentó Leguías después del partido.

La jugada fue discutida. Fue al minuto 18 cuando Leguías recibió un balón y de inmediato disparó al marco frente al guardameta, pero Mendieta y el paral le impidieron que lo anotara.

“Yo miré que la pelota picó detrás de la línea. Estaba casi celebrando el gol cuando miré que no lo marcó el árbitro y ni modo, me tuve que aguantar la frustración”, insistió el canalero.

Mendieta, con ese par de jugadas se convirtió en el héroe de los norteños, aunque su reacción fue muy modesta y le dio el crédito a lo ordenado que lució el equipo, a pesar de que no hizo mucho por sacar el triunfo.

“Hoy no hicimos nuestro mejor partido como en Diriamba. Tal vez futbolísticamente no jugamos bien, pero en actitud, sacrificio de equipo y compañerismo, Diriangén no nos pudo ganar en los 180 minutos, y eso también te hace a un equipo”, expresó el arquero.

Para Otoniel Olivas, el partido aunque no fue el mejor, sirvió para conservar el marcador aprovechando la victoria que obtuvieron en Diriamba por 2-0.

“Esto no se trata de menospreciar al contrario y venir a tu estadio a dártelas que sos el mejor club de Nicaragua, y después perder la final. Había que tratarlos con mucha precaución y equilibrio. Independientemente que Estelí no fue el mejor, supimos explotar la victoria en Diriamba”, comentó el técnico de los estelianos.

Olivas agregó que parte del poco fútbol que lució su equipo fue porque varios de sus jugadores estaban presionados, nerviosos por lo que significa jugar en su cancha.

“La actitud que mostró hoy el Diriangén fue mucho mejor a la del primer partido. A veces es una arma de doble filo jugar como locales, y eso fue lo que pasó con varios de nuestros jugadores”, recalcó Olivas.