•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Peleando en el Mandalay Bay de Las Vegas, Estados Unidos, un lugar reservado para mitos y leyendas, René “El Gemelo” Alvarado (28-8, 19 nocauts) dio anoche un golpe contundente que ahora sí puede impulsar definitivamente su carrera en Estados Unidos y llevarlo a una oportunidad de título mundial.

El nicaragüense derrotó al ruso Denis Shafikov (38-4-1, 20 nocauts) por decisión dividida (96-93, 96-94, 94-95)  en una batalla que dejó un escenario dantesco por el abundante manantial de sangre que derramó el boxeador europeo de la cabeza y las cejas producto del castigo a manos de René.

René subió al ring con la etiqueta de víctima, pero terminó siendo el verdugo de su rival. No era favorito el nica, quien peleando en Estados Unidos ha tenido momentos amargos pero también dulces recientemente.

Su carrera ha dado un giro inesperado en sus últimas peleas, de estar casi en la lona sin ver el sol claro, ahora se ubica en el pináculo acariciando una oportunidad de campeonato mundial. Alvarado salió del infierno para volver a tocar el cielo. 

Ganar anoche era clave para su aspiración de pelear campeonato mundial. El nica hizo el trabajo, no solamente ganó, gustó, dominó, y además se dio el lujo de tumbar al ruso en el quinto asalto, aprovechando un poco el desbalance de su rival.

Una derecha no tan contundente se estrelló en la humanidad de Denis, quien se cayó y perdió dos puntos que fueron claves en la pelea.

Ahora René espera que Golden Boy cumpla su promesa y le dé la oportunidad de enfrentar al campeón mundial 130 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el boricua Alberto Machado. 

“Golden Boy maneja la carrera de Alberto Machado. Me habían dicho que si triunfaba me darían una oportunidad contra Machado, no está confirmado, pero voy a esperar a ver qué me dicen. Tengo que aprovechar al máximo este momento, Machado está al alcance, quiero pelear campeonato mundial, es mi sueño ganar un título”, dijo Alvarado anoche después de su triunfo. 

“Vamos de prueba en prueba, la necedad que he tenido de estar peleando en estos escenarios es lo que me ha mantenido firme. A pesar de los tropezones hemos ganado experiencia y eso estamos aprovechándolo”, agregó.

La clave del triunfo

Alvarado también habló sobre la caída que sufrió el ruso en el quinto asalto. “En el quinto asalto lo cacé con una derecha, no fue un golpe tan contundente pero se dio la caída, lo tomé desbalanceado. Él salió cortado de las dos cejas, le salió bastante sangre. Sinceramente los primeros 8 rounds hice un gran trabajo, saqué este triunfo importante ante un rival extranjero”, explicó. 

“Le conecté bastantes golpes rectos, mucha derecha, el jab me estaba funcionando bien, dándole vuelta por su tamaño. De vez en cuando intercambiamos golpes para que el sintiera que no le iba a ser fácil. Fue algo parecido al trabajo que hice contra Roger Gutiérrez”, finalizó el nica, quien regresa hoy a Nicaragua junto a su entrenador Sergio González.