•  |
  •  |
  • END

Llegó el día que tanto tiempo hemos estado esperando. El brazo derecho humeante de un Vicente Padilla más pensante, estará en acción hoy contra la peligrosa batería de los Indios de Cleveland, retando además el pitcheo del dominicano Fausto Carmona, un rápido ganador de 19 juegos en apenas su segunda temporada, en 2007.

“Es un año como todos. No estoy pensando que es el último de mi contrato, ni que tengo una opción fuerte para 2010. Se trata de trabajar duro, ir a fondo, como siempre hay que hacerlo”, dijo Vicente al cronista T. R. Sullivan del portal de Ligas Mayores en internet.

Aunque no lo diga, Padilla puede haber dormido soñando con un respaldo atacante y defensivo, como el recibido por Kevin Millwood el lunes, quien trabajó con calma y autoridad en ruta hacia una victoria por 9-1. Nosotros en tanto, nos despertamos, imaginando a Vicente en pleno crecimiento a través de una faena cortaplumas y quiebra arcos, como la realizada por Millwood.

¡Diablos! ¿En qué bola de vidrio podríamos ver un adelanto de sus primeras señales? Ese bateo encabezado por el difícilmente controlable Grady Sizemore, y que incluye a Mark de Rosa, Víctor Martínez, Travis Hafner y Johnny Peralta, es muy incómodo para cualquier tirador. Así que, ¡cuidado! Aunque el nica ha dicho: “voy a ser fino”.

En el entrenamiento, Padilla estuvo revisando sus recursos. En cuatro salidas cerró con 0-2 y 4.79 en carreras limpias, pero él está pensando en el balance de 14-8 logrado en el 2008, como cifras a superar para poder sentarse a discutir su futuro con obvias ventajas, una vez finalice la temporada.

A lo largo de 85 inicios con los Rangers, el nica gana 35 y pierde 28, mostrando un promedio de 4.89 en efectividad, y parece estar restablecido de una rigidez en su brazo que recortó la intensidad de su trabajo y preocupó a la dirigencia del equipo.

Hasta hoy, el lanza-llamas pinolero se ha visto en dificultades arrancando la temporada con balance de 13-19 y 4.09 en el mes de abril, en toda su carrera. Sin embargo, su 3-2 y 3.79 en 2008, le proporcionó un buen impulso para lograr su tercera campaña con 14 o más victorias.

Actualmente, Padilla no está tratando de atravesar paredes con sus lanzamientos de poder, sino de combinar para desequilibrar y sacar outs, y en ese propósito, es muy importante su curva, cada vez más obediente, y el manejo del cambio de velocidad.

Un abridor con suficiente cuerda para extenderse hasta siete entradas, Vicente necesita estar respaldado por un buen relevo, que evite malograr excelentes posibilidades de vencer, y esa es la más grande duda alrededor de las pretensiones de los Rangers en este 2009.

dplay@ibw.com.ni