•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las expectativas están ahí, danzando frenéticamente como lo hace Beyoncé y mostrándose siniestramente a lo Frankestein, frente a los pítcheres que no pertenecen al staff de los Yanquis. El ruidoso aterrizaje de Giancarlo Stanton en Nueva York, juntándolo con Aaron Judge, no en una de las esquinas de Times Square, sino en el centro del ataque, hace pensar en un constante derribamiento de montañas fabricando historias, apropiadas para la imaginación y la pluma de Charles Dickens, quien diría de estos Yanquis: “les espera posiblemente el mejor de los tiempos”.

La fórmula Ruth-Gehrig

No es tan así porque el beisbol no es solo punch, ni bateo suelto. Aquellos Filis de 1930 con seis bateadores de 300 en su alineación, terminaron últimos con más de 100 reveses. Se necesita de agregar pitcheo y defensa para poder avanzar a la postemporada y pretender estar en la Serie Mundial, pero ¿quién va a discutir que el punch sigue siendo el tesoro más buscado? Los Yanquis de Babe Ruth y Lou Gehrig son recordados por siempre, igual que los de Mickey Mantle y Roger Maris. ¿Lo serán estos de Judge y Stanton? ¿Harán que los Yanquis vuelvan a ser considerados “El imperio del mal”? Ese es un gran reto.

En los años 20, Babe Ruth bateaba delante de Gehrig la mayor parte del tiempo y, en 1927, disparon 107 jonrones, 60 el “Bambino” y 47 “El caballo de hierro”, impulsando 164 y 175 carreras. El beisbol se estremeció entre los pilares del asombro. Estos tipos eran capaces de mover de sitio las montañas del Himalaya a batazos… Retirado Babe Ruth y agiobado Lou Gehrig por la arteriosclerosis lateral amiostrópica, las legiones de amantes del jonrón se preguntaron: ¿cuándo volveremos a ver una pareja que supere los 100? La respuesta esperó un buen rato: en diciembre de 1959, los Yanquis consiguieron de los Atléticos de Kansas a Roger Maris entregando a Hank Bauer, Don Larsen, Norman Siebern y Marvin Throneberry.

Maris y Mantle destructivos

Reunir a Maris con Mantle produjo la primera pareja con más de 50 jonrones en el mismo line-up. En la temporada de 1961, ellos se vieron involucrados en una fiera pelea por el liderato de jonrones, que solo se aclaró por problemas físicos que limitaron a Mickey a 153 juegos mientras recorría en plenitud 161, cerrando con su famoso jonrón 61, superando la marca de Ruth contra Tracy Stallard, fallecido el sábado. Mantle terminó con 54 vuela cercas, y el total de 115, es todavía marca intocable para una combinación de matapítcheres, cifra que seguramente, perseguirán en la temporada del 2018, Judge y Stanton, quienes con 52 y 59,  registraron desde cajones de bateo diferentes, un total de 111. Fuera de los Yanquis, Barry Bonds (73) y Rich Aurilia (37) llegaron a 110 en el 2001, con los esteroides sobre el tapete de las discusiones.

En la época de Joe Dimaggio, no propiamente un desforra pelotas, con solo una campaña encima de los 40, Yogi Berra fue su gran compañero en el ombligo del line-up, en tanto Reggie Jackson, solo se juntó en una temporada con Dave Winfield. Durante los años 90, en la época de Derek Jeter y Bernie Williams, los “Bombarderos” de regreso a la cima del beisbol, no contaron con una pareja tan infernal como se espera lo sea la formada por Judge y Stanton, acostumbrados a descargar batazos kilométricos. Esa negociación, puede ser el inicio de una gran historia. ¡Ojalá!