•   Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una de las claves que deberá resolver Gremio de Porto Alegre en la final del Mundial de Clubes, el sábado en Abu Dabi contra el Real Madrid, será la forma de controlar a Cristiano Ronaldo.

El delantero portugués, que ganó este año el Balón de Oro, se convirtió el miércoles en semifinales contra Al Jazira en el máximo goleador histórico del Mundial de Clubes, con seis tantos.

"Si uno mira sus números, es imparable, con un gol por partido. Es una estrella del fútbol, un jugador extraordinario", afirma el central Pedro Geromel, capitán de Gremio.

"En los últimos diez años, fue cinco veces elegido mejor del mundo o quedó segundo. Hace diez años que está en el nivel máximo", afirma el zaguero de 32 años.

Gremio repetirá probablemente la defensa con la que ganó a Pachuca, con Geromel y el argentino Walter Kannemann como centrales, con Edilson y Bruno Cortez en los laterales.

La pareja de centrales de Gremio ya se ha medido a Cristiano Ronaldo.

El Real Madrid se da un festín frente al Sevilla

Geromel jugó contra el portugués en la temporada que el brasileño estaba en el Mallorca en octubre de 2012, y Kannemann perdió la final del Mundial de Clubes con San Lorenzo en 2014 contra el Real Madrid.

"Recuerdo que perdimos (5-0 en Mallorca), pero eran otros tiempos y el Real Madrid jugaba de forma diferente. Cristiano jugaba más por la izquierda y yo marqué más a Higuaín en aquel partido", resumió Geromel, que tras dejar el Mallorca en 2013 pasó a Gremio.

Antes estuvo en Portugal y cuatro temporadas en el Colonia alemán.

Geromel y Kannemann conocen a CR7

En aquel partido, Geromel formaba la pareja de centrales del Mallorca con su compatriota Anderson Conceiçao, y Cristiano y Gonzalo Higuaín lograron sendos dobletes.

Por su parte, el argentino Kannemann, con el número 14, siguiendo las órdenes de su técnico Edgardo Bauza, fue el encargado de cubrir de cerca a Cristiano Ronaldo en la final del Mundial de Clubes de 2014, en Marruecos, en que el Real Madrid ganó a San Lorenzo por 2-0.

Cristiano Ronaldo, con el aliento del argentino durante todo el partido, lanzó una frase ofensiva hacia el defensa durante el choque: "Qué malo eres", impotente en una final en que no pudo marcar y tras la que el trofeo de mejor jugador del torneo fue para su compañero Sergio Ramos.

"Pocos jugadores tienen sus cualidades, pero vamos a intentar hacerle las cosas difíciles", dijo este jueves el argentino.

"Verme otra vez con él significa que estoy haciendo las cosas bien y jugando partidos decisivos. Quiero hacer un buen partido ante él y ganar", añadió Kannemann.

El lateral derecho Edilson también tendrá que vérselas con Cristiano Ronaldo.

"Cristiano Ronaldo y el resto de jugadores del Real Madrid son grandes futbolistas, pero no tienen tres piernas", afirmó el defensa para darse ánimos de cara al choque contra el equipo español.

"Siempre hay que estudiar a los rivales. Estuvimos analizando el posicionamiento de Cristiano, donde puede chutar más. Hay que estudiar todos los tipos de jugadas, ya que un equipo imprevisible. Pueden hacer 50.000 regates diferentes porque son jugadores de altísimo nivel", añadió.

Lucas Barrios, la baza de Gremio

Gremio jugará muy motivado contra el Real Madrid, en busca de su segundo título mundial, tras ganar la Copa Intercontinental en 1983.

Una vez controlado Cristiano Ronaldo, será el turno de los delanteros de Gremio de marcar la diferencia, con Luan y el paraguayo Lucas Barrios al frente.

"Contra el Real Madrid puede pasar cualquier cosa porque tenemos un equipo que hace daño en ataque", afirma Lucas Barrios.

Contra el Real Madrid, los atacantes tendrán que colaborar en tareas defensivas, haciendo una presión que pide el técnico Renato Gaúcho.

"El entrenador nos pide a los delanteros que hagamos presión y estamos acostumbrados a hacerla", añade el paraguayo de cara al partido contra el Real Madrid.

Lucas Barrios tratará de robar el protagonismo a Cristiano Ronaldo