•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González finalmente se ha decantado por regresar a sus orígenes. Escogió a Gustavo Herrera como su nuevo entrenador, el mismo hombre que lo llevó a ser campeón mundial en el 2008 en Japón contra Yutaka Niida. El nombramiento de Herrera, considerado el mejor adiestrador a nivel nacional por su grandiosa pedagogía para formar pugilistas, se hará oficial en una conferencia de prensa con fecha aún por confirmar.

Lo cierto es que Román ya se puso a disposición de Herrera y tiene varios días de estar trabajando con él en el gimnasio Róger Deshón. Además de Gustavo, al equipo de trabajo del “Chocolatito” se suma el preparador físico Alfredo Corrales, quien es un muchacho que trabajó con Carlos “Chocorroncito” Buitrago y que estudió la carrera de Educación Física. En el grupo también estará Luis González, el papá del tetracampeón del mundo. 

En esta entrevista, Herrera aborda varios temas importantes: el aspecto mental de Román después de dos caídas consecutivas, las mejorías que deben de hacérsele a su boxeo y el trabajo de recuperación de la confianza.

¿Qué significa para usted volver a trabajar con Román “Chocolatito” González?

Los que oficializarán esto son Román y su apoderado Carlos Blandón. En este momento estamos trabajando junto a su padre Luis González y el preparador físico Alfredo Corrales. Nos sentimos contentos de dirigir sus entrenamientos y estamos conscientes que es un gran compromiso. Hemos visto a Román captando el entrenamiento con tranquilidad, le ha gustado el plan, hemos estado trabajando centrándonos en su defensa.

Considero que Román debería hacer dos peleas con rivales accesibles, pero la decisión sobre ese aspecto la tomarán las personas encargadas de manejar su carrera. Nosotros intentaremos hacerlo brillar como en el 2008 cuando se coronó.

En el 2008, Román era un prospecto y se hizo campeón. Ahora el contexto es distinto, viene de dos derrotas seguidas, ¿Cómo cambiarle la mentalidad a González después de un duro nocaut?

En este momento no hay que mencionar a Srisaket Sor Rungvisai. Habrá que pensar en otro rival y si después aparece el tailandés sabremos hacer el trabajo. Ahora tenemos que llevar a Román por el camino de la victoria. Lo importante en este momento es empezar a ganar, trabajar la confianza, la técnica, la defensa y los pasos laterales, un aspecto que le falta mucho a Román.

¿Qué le puede mejorar Gustavo Herrera a Román a estas alturas de su carrera?

Román ha perdido la repetición de doble gancho, tenemos que hacerle recordar eso y practicarlo en el gimnasio. Como no se habían presentado las derrotas, ciertas fisuras no se miraban, hay que trabajar sobre eso, tenemos que quitarle algunos defectos técnicos, como que su mano derecha no la tenga abajo. 

¿Cuándo sugiere usted que Román haga una pelea preparatoria?

Yo no sugiero uno, sino dos combates de preparación, para que él recupere la confianza y posteriormente pelee por título del mundo, pero no somos nosotros los que decidimos, solamente es un consejo que puedo dar. Esto lo necesita Román para borrar lo negativo que se dijo después de la derrota con Sor Rungvisai.

Hablemos de nombres, aparecen el inglés Khalid Yafai y posiblemente Juan Francisco Estrada, si este le gana a Sor Rungvisai ¿Cómo ve usted a Román contra cualquiera de esos dos púgiles?

Román siempre tendrá la posibilidad de ser campeón contra el oponente que sea. Él, con la preparación que va a tener, será un rival de peligro para cualquiera y siempre lo verán con mucho respeto. González al 100% sicológicamente es dañino para cualquier rival.

¿Dónde le gustaría hacer campamento de entrenamiento?

Allí nos tenemos que poner de acuerdo con Román. Todo dependerá del tipo de clima de los lugares. A Román le ha gustado estar en Costa Rica y en Los Ángeles. Sin embargo, yo considero que en Nicaragua tenemos muchas montañas para que nuestros atletas se preparen, pero eso no lo determinaré yo, pues somos un equipo y tenemos que ponernos de acuerdo para determinar qué será lo mejor para Román. 

¿Está contento profesor?

Sí, claro que sí. Me siento agradecido y comprometido. Si el reto es ir a buscar un quinto título del mundo, pues estoy dispuesto a hacer los sacrificios que sean necesarios. La idea es hacer el mejor trabajo posible.