•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay nada más que decir, las amenazas ahora no importan. Leonardo “Chimmy” Morales, el muchacho de la cresta roja que alcanzó niveles insospechados, escalando a la UFC, enfrentará al costarricense Alejandro “Mandarina” Solano esta noche en el parqueo del Chamán Bar, en la pelea estelar del evento de Artes Marciales Mixtas que monta la promotora Pinolero Mortal Kombat.

Para Leonardo será el regreso al octágono después de más de un año de inactividad, en el que ha atravesado una serie de problemas físicos que lo mantuvieron aislado de los escenarios. Comúnmente, tras una larga estadía sin tener acción, lo más conveniente para un peleador es enfrentar a uno o dos rivales accesibles con el fin de ganar confianza, ritmo de competencia y así buscar los retos más complicados.

No obstante, el nica escogió el camino más difícil. Y es que la decisión de enfrentar a Solano fue de él. Orgullo, es la palabra que lo llevó a aceptar el reto de enfrentar a uno de los peleadores más complicados de Latinoamérica en Artes Marciales Mixtas. El tico es un gran chocador, también es habilidoso en el piso, tiene resistencia y su golpeo lastima.

Solano presenta todas las credenciales para complicar a Leonardo, quien en semanas previas al duelo de esta noche aceptó que en el inicio de la pelea puede afectarle la inactividad. Pero será hasta verlo en el octágono que se sabrá si Morales está realmente preparado para regresar a la UFC.

Este viernes en la ceremonia de pesaje, ambos cumplieron en la báscula, el tico marcó 150 y el nica dio 148. La entrada general cuesta 200 córdobas y el VIP 400. La velada inicia a las 7:00 p.m.