•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cristiano Ronaldo y el Real Madrid agrandaron su leyenda con un sexto título mundial para el equipo blanco, gracias a un gol de tiro libre del portugués, que permitió derrotar al Gremio de Porto Alegre por 1-0, este sábado en Abu Dabi.

El conjunto blanco se convierte en el primer equipo en ganar dos veces seguidas el Mundial de Clubes, logrando su tercer título en el torneo en cuatro años, que sumó a los tres conseguidos en la extinta Copa Intercontinental.

Cristiano Ronaldo, galardonado recientemente con el Balón de Oro en París, fue declarado además mejor jugador del partido y colocó el récord de máximo goleador de la historia de la competición en siete tantos, al haber marcado también en la semifinal contra Al Jazira.

Brasil y Sudamérica se quedan una vez más sin un título que no gana desde que lo logró el Corinthians en 2012. Los equipos de la Conmebol solo han conseguido cuatro triunfos en catorce ediciones disputadas.

Además, sumando Mundial de Clubes y Copa Intercontinental. España alcanzó a Brasil en el primer puesto, con diez títulos cada uno. El Real Madrid buscó el partido desde el primer minuto, con un atrevido 4-3-3, con Isco, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema en punta.

Gremio, por su parte, acumuló hombres en el centro del campo para ahogar el juego del Real Madrid, dejando a Lucas Barrios como único punta claro. De este modo, el Real Madrid se adueñó del partido en los primeros minutos, mientras Gremio se veía impotente ante el equipo blanco.

Real Madrid resolvió

Tras el descanso, Gremio acumulaba hombres en el centro del cambio y no dejaba espacios entre sus líneas, lo que obligaba al Real Madrid a buscar la jugada por las bandas.

Solo podía llegar el gol a balón parado y llegó con un tiro libre de Cristiano Ronaldo, en el minuto 53, al aprovecharse de que se abrió la barrera del equipo brasileño.

Cristiano Ronaldo marcó un segundo gol casi seguido, en el minuto 57, pero fue anulado por el árbitro mexicano César Ramos por un presunto fuera de juego de Karim Benzema. Pasada la media hora, el croata Luka Modric estrelló un disparo en la madera.

El Real Madrid seguía dominando abrumadoramente a un equipo que se ha caracterizado esta temporada por llevar la iniciativa en sus partidos, pero que no podía con el vendaval blanco.

Zinedine Zidane, que con su segundo título mundial como entrenador, se acercó a los tres que tiene Pep Guardiola, dio entrada en los últimos minutos a Gareth Bale y Lucas Vázquez como hombres de refresco, en lugar de Karim Benzema e Isco. Real Madrid dejó la iniciativa en los últimos minutos al Gremio, pero el marcador  ya no se movería.