•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Mánchester United (2º) cumplió con un triunfo por 2-1 en el campo del West Bromwich (19º), este domingo en la 18ª jornada de la Premier League, con lo cual se mantuvo a once puntos del Mánchester City, el líder imparable del campeonato.

Los Citizens encadenaron el sábado una decimosexta victoria consecutiva en la liga inglesa, con un contundente 4-1 sobre el Tottenham, y se habían distanciado con 14 puntos más que sus vecinos. El triunfo de los 'Red Devils' les permite al menos volver a colocarse a 11.

En la lucha por el segundo puesto, donde hay más emoción por ahora, el United pudo también continuar con 3 puntos más que el Chelsea (3º), que el sábado también había ganado, por 1-0 al Southampton.

El United consiguió sus dos goles en el estadio The Hawthorns en la primera parte.

El primero llevó la firma del belga Romelu Lukaku (minuto 27), con un certero remate de cabeza a centro de Michael Rashford, que dejó al arquero del West Browmich siguiendo con la mirada cómo entraba el balón.

El segundo del United lo consiguió Jesse Lingard, que recibió un pase del español Juan Mata en la frontal del área y envió un tiro que terminó alojado en las redes del West Bromwich.

En el 77, el West Bromwich intentó reengancharse al partido al acortar su desventaja con un tanto de Gareth Barry, pero el United, pese a la tensión de los últimos minutos, pudo irse del condado de West Midlands con los tres puntos en el bolsillo.

Olvidando el derbi

Después de la dolorosa derrota sufrida en el derbi de Mánchester (2-1) ante el City el pasado 10 de diciembre, el equipo de José Mourinho ha conseguido reponerse encadenando dos victorias, que le permiten por lo menos no terminar de perder de vista la estela de su vecino, que parece propulsado hacia el título esta temporada.

"Creo que la victoria es merecida. Fuimos el mejor equipo. Controlamos el partido mucho tiempo. La intensidad de la primera parte puede que no la tuviéramos en la segunda. El West Brom es realmente fuerte en el juego por alto, pero después de su gol pudimos controlar de nuevo el partido", resumió Mourinho.

Este domingo se disputa otro partido en la Premier League, en el que el Liverpool (6º) visita al Bournemouth (16º) con el objetivo de sumar los tres puntos para volver a colocarse cuarto, dentro de la zona de Liga de Campeones.

El sábado, el Mánchester City había dado otra exhibición de fuerza con su 4-1 sobre el Tottenham, con goles del alemán Ilkay Gundogan (14), el belga Kevin De Bruyne (70) y un doblete de Raheem Sterling (80, 90).Los 'Spurs' únicamente pudieron marcar, con todo más que decidido, en el descuento final por medio de Christian Eriksen (90+3).

Su entrenador Josep Guardiola aplaudió al plantel del City, calificándoles de "jugadores increíbles" y agradeciendo a los dirigentes del club permitirle estar al frente de un grupo con tanta calidad.