•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lejos de su familia en la fiestas de Navidad pero con la mentalidad de que el sacrificio valdrá la pena, Alexander “Popeye” Mejía (8-0, 4 nocauts), el campeón Fedelatin 126 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), viajó ayer a Japón junto a su entrenador Sergio Quintana y su apoderado Marcelo Sánchez, para afrontar el compromiso contra el local Hiroshige Osawa a realizarse el 24 de diciembre.

Tomando un tiempo de preparación de dos meses, ajetreándose en el gimnasio Nicarao, Mejía tiene la confianza y la dosis de motivación necesaria para sorprender y dar un golpe de autoridad que le garantice abrirse paso en el mercado boxístico a nivel internacional. Este pleito ante el nipón, será el debut del nica fuera de Nicaragua, donde ha hecho todos sus combates, acabando con todos los rivales que enfrentó, el más reciente Ramiro Blanco en una batalla memorable. 

Japonés de experiencia

Osawa obviamente es favorito para imponerse. Además de tener a favor el factor de estar en casa, el japonés dispone de una gran experiencia en el boxeo profesional. Su récord de 32 victorias (19 nocauts), 4 derrotas y 4 empates puede darnos una idea de lo complicado que puede resultar el japonés, no obstante, Mejía está acostumbrado a este tipo de situaciones en las que va en calidad de víctima y termina siendo el victimario, si no recuerden lo que pasó con Blanco, a quien derrotó contra pronósticos. 

La pelea más importante del japonés fue el 5 de noviembre del 2016, cuando perdió por nocaut ante el mexicano Óscar Valdez por el título 126 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). En Japón están intentando recomponer su carrera con el fin de buscarle otro compromiso importante, pero antes debe pasar por encima del nica, un pugilista bravo, de esos que parecen kamikazes sin medir riesgos. 

“Gracias a Dios vamos bien preparados para este compromiso, he hecho un gran trabajo junto a mi entrenador Sergio Quintana. He mirado los últimos videos de él, es un peleador exigente, no tiene pegada, pero le gusta estarse moviendo, vamos a ver quién será el más fuerte”, dijo Mejía. 

“Mi postura será ir al frente. Me gusta buscar las victorias, haré lo mismo que hice con Abelino Cáceres y Ramiro Blanco. Lo quiero presionar, fajarme con él. Se va a topar con un boxeador que asfixia mucho”, agregó.