•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A unos cuantos días de finalizar este 2017 es imposible no lanzar una mirada retrospectiva sobre lo mejor de lo ocurrido en el deporte internacional y percatarse que entre lo más destacado está la coronación de los Astros de Houston en la Serie Mundial, misma en la que se impusieron a los poderosos Dodgers de Los Ángeles en siete vibrantes desafíos.

Una vez más los pronósticos del inicio de temporada se quedaron sin validez después que los Astros, tras 56 años de historia, en su segunda visita a la Serie Mundial, los rompieron al conseguir el ansiado título, al superar al Goliath de las mayores, los Dodgers, con una nómina de 249 millones de dólares, la más alta de las Grandes Ligas.

La impresionante y emocionante Serie Mundial que protagonizaron ambos equipos y que al final ganaron los Astros 4-3, al mejor de siete, fue la culminación de una temporada especial en la que todas las franquicias de alguna manera lograron avances en sus objetivos deportivos y presentaron un futuro brillante.

Talento puro

Pero en especial los Astros, que apostaron por una reconstrucción a base de talento joven formado en la cantera con el segunda base legendario, el venezolano José Altuve, la gran figura durante toda la temporada, que le hizo merecedor al premio de Jugador Más Valioso y fue clave en el “Clásico de Otoño”.

Mientras que otro pelotero de origen puertorriqueño, el jardinero George Springer, que aportó cinco jonrones en la Serie Mundial, fue elegido como el el Jugador Más Valioso, tras concluir el séptimo partido con la victoria de 5-1 para los Astros.       

Al margen de todo el valor deportivo de ser el mejor equipo de las Grandes Ligas, los Astros también simbolizaron con el triunfo a toda una ciudad que un mes antes había quedado inundada por los efectos devastadores del huracán Harvey, que dejó más de 50 muertos, 90,000 millones en pérdidas materiales y miles de damnificados.       

Houston, más que nunca, fue una ciudad ganadora, que superó todas las adversidades para apoyar a sus equipos deportivos y al final conseguir la gran victoria y construir un equipo de futuro.

Después de vivir el emocionante “Clásico de Otoño” del 2016 que protagonizaron los Cachorros de Chicago y los Indios de Cleveland, se pensaba que sería muy difícil superarla y fueron los Astros y los Dodgers los que ofrecieron una auténtica obra maestra.

El duelo entre los Astros y los Dodgers puso el broche de oro a una temporada excepcional que tuvo como protagonistas el poder del bate de Giancarlo Stanton, y Aaron Judge, además de las deslumbrantes actuaciones diarias de Altuve y el canadiense Joey Votto.