•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mi primer artículo al momento de ponerse en marcha los Centroamericanos del 2017, se tituló ¿Por qué no crecemos? publicado en la edición del 3 de diciembre, y en lugar de opinar, hice la pregunta a varios de los más destacados dirigentes del deporte de la región de mas pequeña capacidad competitiva en el planeta, entre ellos, el Lic. Gerardo Aguirre, Presidente del olimpismo de Guatemala, el único país que “se codea” en los Centroamericanos y del Caribe, el siguiente peldaño en exigencia, como lo demuestran sus 77 medallas, con 15 de oro.

No hay condiciones

La superioridad de Guatemala en este vecindario es abrumadora. El Salvador obtuvo en esos juegos realizados en Veracruz 2014, dos de oro, en tanto Costa Rica y Honduras fueron reducidas a una, y Nicaragua quedó parqueada en cero. Los 15 oro de Guatemala contra 4 del resto de Centroamérica en el siguiente nivel exigencia, más el total de 77, podrían hinchar el tórax y hacer  sentirse más alto al Lic. Aguirre, sin embargo, me dijo hablando con claridad: Aquí no existe ningún plan de desarrollo y no hay estrategias definidas. Así ¿cómo vamos a crecer competitivamente? Mientras lo se logre crear las condiciones requeridas, ni se consiga la estabilidad necesaria en la utilización de recursos, las dificultades serán agobiantes y no se podrán dar saltos cualitativos.

Cuando escuché eso de un funcionario que se mueve dentro de una esfera en la que hay instalaciones y el deporte recibe del Estado 120 millones de dólares anuales, más de lo que costaron nuestros relucientes escenarios, agregando el grueso aporte que se consigue de la iniciativa privada, casi guardo mi lapicero y cierro la libreta ¿Qué podían decirme los otros? Aún aturdido, fui hacia el salvadoreño Eduardo Palomo, el costarricense Henry Núñez, el panameño Camilo Amado y Gilberto Martínez de Belice, con la misma pregunta ¿Por qué no crecemos?

El valle de los lamentos

Voy a sintetizar sus puntos de vista, todos preocupantes, y lo que es más grave, sin soluciones a mediano plazo: “No hay visión de liderazgo ni disponemos de sistemas de organización, ni de entrenadores de nivel para mejorar nuestra capacidad de competencia”, apuntó Palomo; “No se saca provecho del sector escolar que permite hermanar al deporte con el proceso educativo. Tenemos instalaciones, pero estamos débiles en darle forma a las proyecciones”, señaló Amado; “Se necesita establecer políticas claras, saber dirigir las inversiones, comprometerse con planes, fijar los puntos neurálgicos”, consideró Núñez; en tanto Martínez de Belice, opinó “La voluntad no basta si no se cuenta con el apoyo requerido. No podemos transitar por el desarrollo”

La palabra clave es Crecimiento y la gran intriga es ¿Cómo hacerlo? En estos Juegos Centroamericanos hay tiempos y marcas que sobreviven desde hace 40 años ¿Cómo es posible? Son tan vulnerables, que de pronto aparece un nadador como el guatemalteco Luis Martínez, consigue seis medallas de oro y quiebra seis marcas. Sin exagerar, estando tan abajo, cada cuatro años debería ocurrir eso. Imaginen salto con garrocha femenino debajo de 3 metros. Viene un super como Nery Brenes de Costa Rica, que ya vio pasar sus mejores momentos, y gana sin esfuerzo los 100 y los 400 metros lisos. Es fácil hablar de Crecimiento, pero mirando hacia atrás y lo visto recientemente, me sigo preguntando ¿Se podrá? Ese es un reto gigantesco y cuesta mucho. Algo han logrado los guatemaltecos con un aporte que se aproxima a los 200 millones de dólares anuales ¿Qué les parece?