•  |
  •  |
  • END

ESPN Deportes
El pitcher Nick Adenhart, de los Angelinos de Los Ángeles, y otras dos personas murieron el jueves al ser arrolladas por otro conductor apenas horas después de que el novato abriera su primer partido de la temporada.

Los Angelinos pospusieron el encuentro del jueves por la noche ante los Atléticos de Oakland y los peloteros tenían pensado reunirse para recordar a su compañero, dijo el manager Mike Scioscia.

Adenhart, de 22 años, viajaba como pasajero en un Eclipse Mitsubishi color plata, el cual fue arrollado en una intersección vial por una minivan que aparentemente se pasó un semáforo en rojo en el vecino Fullerton, aproximadamente a las 12:30 de la madrugada, dijo la policía.

Ambos vehículos comenzaron a girar sobre sí mismos y uno de ellos golpeó a otro automóvil, pero el conductor de éste resultó ileso.

El chofer de la minivan huyó a pie y fue detenido media hora después. La policía lo identificó como Andrew Thomas Gallo, de 22 años, de Riverside, y dijo que su licencia de conducir estaba suspendida debido a que anteriormente ya había tenido un problema por manejar ebrio.

Los resultados preliminares indicaron que el nivel de alcohol de Gallo en la sangre era superior al límite legal permitido, dijo el teniente Kevin Hamilton, de la policía de Fullerton. Podría enfrentar cargos penales, incluyendo homicidio imprudente o posiblemente homicidio, agregó.

Adenhart murió mientras era operado en el Centro Médico Irvine de la Universidad de California. Un hombre de 27 años que también viajaba en el vehículo y la conductora, Courtney Frances Stewart, de 20, murieron en el lugar del choque, indicó la policía.

La madre de Stewart dijo que su hija y Adenhart se conocían desde la temporada pasada pero no salían como pareja, al menos hasta donde ella sabía, señaló Hamilton.

La madre dijo que Adenhart y los otros habían ido a bailar al club ubicado más o menos a una cuadra del lugar del accidente, aunque parece que el auto iba en dirección al club.

Adenhart murió poco después de su cuarta apertura en las Grandes Ligas en la derrota de los Angelinos frente a Oakland el miércoles, en la que él blanqueó seis entradas. El padre del pitcher había volado desde Baltimore para estar presente en el partido.

“Un día antes convocó a su padre y le dijo: ‘Es mejor que vengas para acá porque va a ocurrir algo especial’”, dijo Scott Boras, agente de Adenhart. Después del partido “estaba tan contento... se sentía como un jugador de Grandes Ligas”, agregó Boras llorando. A Adenhart le sobreviven sus padres, Jim y Janet.

“Vivió su sueño y tenía la bendición de formar parte de una organización integrada por gente tan cálida, compasiva y solidaria”, afirmó la familia en un comunicado emitido a través del equipo.

“Apenas horas antes del accidente, Nick demostró su pasión por el béisbol y sus perspectivas para un futuro muy brillante cuando lanzó seis entradas por los Angelinos sin permitir carreras”, afirmó la asociación en un comunicado.