•  |
  •  |
  • END

El atacante brasileño del Inter de Milán, Adriano (27 años), afirmó en Río de Janeiro que estaba “infeliz” en Italia y aseguró que no tiene previsión para retornar pues pretende permanecer algunos meses inactivo para repensar su carrera.

En rueda de prensa en un hotel carioca del barrio Barra da Tijuca (oeste), ‘El Emperador’ Adriano declaró que “no sé si voy a estar uno, dos o tres meses sin jugar. Voy a repensar mi carrera porque no estaba feliz en Italia. Soy feliz en Brasil al lado de mis amigos y de mis parientes”.

Junto a Adriano estaba su agente, Gilmar Rinaldi, quien tiene previsto viajar la semana próxima para negociar con dirigentes del Inter la situación del atacante, quien acepta no percibir salario (unos 400.000 euros mensuales) hasta tanto no se defina la situación pues su contrato le liga a los milaneses hasta 2010.

Ésta fue la primera comparecencia ante la prensa del polémico ‘Emperador’, quien desapareció tras los duelos que Brasil disputó con Ecuador (1-1, 29 de marzo) y Perú (3-0, el 1º de abril) por eliminatorias sudamericanas.

Adriano sostuvo que precisa parar pues está afrontando una presión “muy grande”. A su vez, Rinaldi confirmó que la definición queda para la semana próxima y espera “una decisión prudente” para resolver el caso Adriano, aunque desestimó poner fin unilateralmente al contrato con Inter: “Vi mucha cosa en la prensa sobre una recisión, pero vamos a intentar una solución, pues no creo en una recisión de contrato”, afirmó.

El cotidiano de Rio, “O Globo”, citó declaraciones de Rinaldi señalando que el jugador “actualmente no tiene tranquilidad ni en Brasil ni en Italia”, mientras algunos medios hablaban de problemas de depresión y alcoholismo.

Tras la desaparición la policía carioca confirmó que Adriano pasó tres días en la favela Vila Cruzeiro, una de las más violentas y en donde nació y creció, para encontrarse con amigos, incluidos narcotraficantes, y buscar consuelo. Además, Adriano desestimó problemas de salud y quiere una vida “normal”, sin asedio de la prensa: “no soy enfermo”, dijo.

“No voy a ir a ninguna clínica. Voy a intentar recomenzar y volver a tener alegría para jugar”, subrayó.

Los problemas del jugador han sido reiterados en varios clubes, entre ellos Inter y el campeón brasileño Sao Paulo, pues su afición por la bebida y vida nocturna agitada le valieron además de polémicas y críticas, sanciones y multas.