•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El delantero Harry Kane marcó un triplete este martes en la goleada del Tottenham (5-2)  sobre el Southampton, en el tradicional ‘Boxing Day’ que le permite acabar 2017 como máximo goleador de las grandes ligas europeas este año, en una jornada en la que el Manchester United salvó in extremis la segunda plaza.

Kane alcanzó los 56 goles en 2017 y superó la cifra de 54 del argentino Lionel Messi, teniendo en cuenta los datos de los clubes y de sus respectivas selecciones nacionales. Otras tres estrellas acaban el año con 53 goles: Cristiano Ronaldo (Real Madrid y Portugal), Robert Lewandowski (Bayern de Múnich y Polonia) y Edinson Cavani (París Saint-Germain y Uruguay).

“Messi y Cristiano Ronaldo han dominado el futbol durante mucho tiempo. El simple hecho de ser comparado a ellos es algo grande para mí. Me da confianza para el próximo año”, admitió el héroe del día a la televisión Sky Sports. También consiguió establecer un nuevo récord anotador en un año natural de la Premier League, dejando atrás los 36 de Alan Shearer en 1995 para acabar con 39.

Fiel a su apodo de ‘Hurrycane’ (un juego de palabras con la palabra “huracán” en inglés), empezó arrasando y adelantó a los ‘Spurs’ con dianas en los minutos 22 y 39. En la segunda mitad, Dele Alli (49) y el surcoreano Son Heung-min (51) ampliaron la cuenta y el último de Kane se dio en el 67, para cerrar con un ‘hat-trick’ su gran tarde en Wembley.

El primer gol de Kane llegó en forma de remate de cabeza cerca de la línea, en un balón colgado de falta por Christian Eriksen, mientras que el segundo fue empujando a la red un pase de la muerte de Son Heung-Min y el tercero elevando ante el arquero rival tras recibir una asistencia de Dele Alli.

Fue un partido especial para el entrenador argentino del Tottenham, Mauricio Pochettino, que había empezado en el futbol inglés dirigiendo al Southampton entre 2012 y 2014, desde donde puso rumbo al equipo londinense.

Con este triunfo, el Tottenham se coloca en quinta posición a cinco puntos del Chelsea, que derrotó al Brighton (12º) con tantos de los españoles Álvaro Morata (46) y Marcos Alonso (60) y a seis del Mánchester United, que arrancó un empate en el descuento ante el Burnley.

Segundo empate 

El equipo que entrena José Mourinho sumó así su segundo empate consecutivo, lo que le aleja cada vez más del líder Manchester City, que el miércoles ante el Newcastle podría ampliar la ventaja con su vecino a los 15 puntos.

Ashley Barnes, de jugada parada (3), y el belga Steven Defour, de impecable libre directo (36), adelantaron al Burnley (7º) en la primera parte y provocaron los pitos de Old Trafford a sus jugadores. En el segundo periodo, la salida de Jesse Lingard por un desafortunado Zlatan Ibrahimovic se saldó con dos goles del inglés, el segundo de ellos ya en el descuento (53 y 90+1).

“El resultado final a este gran dominio, dos goles, es un número miserable”, lamentó Mourinho desatacando la superioridad de su equipo. “Los chicos lucharon contra el 2-0, así que no se puede decir nada negativo sobre ellos. Alabo su espíritu. Tuvimos que haber ganado”, añadió.

El Liverpool recuperó en el último partido de la jornada la cuarta plaza de la clasificación, después de golear por 5-0 al colista Swansea, con un doblete del delantero brasileño Firmino y otro tanto de su compatriota Phillipe Coutinho.

En otros partidos del día, el Watford (10º) derrotó al Leicester City (8º) por 2-1 y el resto acabó en empate: Huddersfield (12º) - Stoke (13º), West Brom (19º) - Everton (9º) y Bournemouth (18º) - West Ham (17º).