•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la historia del boxeo nicaragüense, el leonés Julio “Yambito” Gamboa es el pugilista que tuvo y desperdició más oportunidades de título mundial. Disputó campeonato cuatro veces, perdió tres y empató una. Eso sí, siendo detallistas y justos, le robaron el 27 de marzo del 2009 en Miami, donde los jueces vieron ganador al colombiano Jorge Eliécer Julio por decisión dividida. Tampoco mereció perder contra el japonés Satoshi en julio de 1998. Gamboa no tuvo suerte.

Este domingo en el último día del 2017, Carlos “Chocorroncito” Buitrago tendrá su cuarta oportunidad de campeonato mundial, empatando a Gamboa en la estadística. El muchacho del barrio Andrés Castro ha sumado dos derrotas contra CP Freshmart y un empate contra el filipino Merlito Sabillo. Buitrago peleará contra el japonés Hiroto Kyoguchi, un novel campeón de 8 combates pero con una calidad técnica indiscutible.

Para Buitrago es vencer o morir en su cuarta oportunidad. Con la experiencia necesaria en este tipo de compromisos no tiene excusas, él no es el favorito. Pero, ¿qué pasaría si el domingo vuelve a fallar ante el japonés? ¿Tendrá que retirarse del boxeo o se convertirá en un púgil de escalera? Siempre he mencionado que Carlos posee la fortuna de tener 26 años, la edad es un punto a su favor, tanto así que si sucumbe otra vez, va a disponer del tiempo suficiente para un quinto pleito titular. Con un apoderado como Ricardo Rizzo, todo es posible. 

Y es que perder ante Kyoguchi le significaría a Buitrago su tercera derrota en el boxeo profesional contra 30 triunfos. Además, Carlos seguiría manteniéndose en los primeros cinco puestos del ranking de la FIB, con opción a clasificarse en otros organismos. Obviamente lo mejor es que finalmente gane y se convierta en campeón mundial, no obstante, hay que analizar las opciones de cara al futuro si el resultado es adverso. 

Obligado subir a 108

Independientemente del resultado ante el japonés, Buitrago no debe permanecer en 105 libras. Convengamos que se corona ante Kyoguchi, lo más sano sería que inmediatamente salte de categoría y busque otro cetro en 108 libras. No obstante, si decide permanecer en peso mínimo como campeón, lo recomendable sería que realice solamente una defensa. 

Buitrago ya no es un 105 libras y debe entender, por su bienestar, que lo mejor es ascender a las 108, en este peso ha quedado evidenciado que su cuerpo se recupera al 100%, y al momento de los combates luce más fuerte. Veremos qué sucede el fin de semana, el reto para Carlos es difícil, ganar en Japón es asunto serio, tiene un rival complicadísimo, el factor recuperación en su contra, no obstante, en sus manos está borrar lo amargo del pasado en una sola noche. Ojalá que explote “Chocorroncito”.