•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay momentos cumbres, que emocionalmente, tanto positiva como negativamente, tienen dentro de sí, la fuerza de un huracán. Puede ser una exaltación, o algo que nos golpea dramáticamente, pero que deja una huella. Aquí están 10 de los hechos más relevantes y por supuesto resonantes que hemos vivido durante este año que pierde su color y sale de pantalla.

1 Los centroamericanos 

Lo vi, lo viví, lo disfruté y consecuentemente tengo que creerlo. La realización de los Juegos Regionales con 3,500 atletas involucrados en 28 deportes, lo que nos pareció fantasioso después de tres intentos fallidos, mantuvo atrapado al país por más de 15 días. Un evento sin precedentes visto desde cualquier butaca con o sin anteojos. Más exigente que organizar cualquier Mundial de Beisbol. Emmett Lang ganó la sede y desde la cima del Comité Olímpico, estuvo al frente de un equipo que se encargó de la preparación y lo técnico, en tanto Fidel Moreno, un “todoterreno”, fue un gran pilar.

2 “Chocolatito” noqueado

Tan estrepitoso fue este impacto, que todavía nos duelen, quijada, cabeza y columna, y las piernas siguen dobladas. Como si el tiempo se hubiera detenido en ese cuarto asalto, con Srisaket sor Rungvisai, bombardeando implacablemente a quien había estado instalado como el mejor púgil del mundo libra por libra. La imagen en el televisor, era grotesca, tenebrosa, fantasmal. ¿Cómo fue posible? nos seguimos preguntando… No, ese no era el “Chocolate” que todos conocemos, temerario, furioso golpeador, dueño de una admirable destreza. Un “falso” Román nos dejó aturdidos.

3 Las instalaciones

Después de haber estado en la inauguración del viejo estadio siendo un niño de 5 años en 1948, lo vi envejecer golpeado por el terremoto de 1972 y atravesé décadas imaginando que algún día tendríamos otro estadio. A mis 74 años, lo había descartado. Y de pronto, un acto de magia: el estadio de beisbol Dennis Martínez estaba ahí, de pie, deslumbrante, y el gimnasio multiusos Alexis Argüello, el complejo de natación Michele Richardson, las canchas de tenis en el Luis Alfonso y todas las remodelaciones. Un orgullo de la Alcaldía, como me decía Amaru Ramírez, uno de los brazos de Fidel.

4 Barrera enfurece

¿Se imaginan lo que es marcar tres goles en apenas seis minutos en un duelo crucial? Lo logró Juan Barrera contra Haití, en un alarde descomunal de ímpetu y certeza, empujó a la Selección Nacional de Futbol a su segunda participación en la Copa de Oro facilitando que Nicaragua estrangulara 3-0 a Haití. Fue la construcción de una proeza contra reloj, porque hasta el minuto 83, el marcador estaba 0-0, condenando a Nicaragua al descarte. El penal ejecutado por Barrera, y sus dos goles agregados casi de inmediato, rescataron al bravo equipo pinolero que maneja el tico Henry Duarte. 

5 Román despojado

Víctima de un asalto que nos inyectó rabia, Román González fue derrotado, inexplicablemente, por el tailandés Rungvisai en el mes de marzo. El pinolero edificó un triunfo de sangre, sudor y finalmente, lágrimas de amargura. Robo y pérdida injusta de su cuarto cinturón… Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, se abrazó a la honestidad y con discreción, admitió el despojo hecho a Román ordenando la revancha. La protesta fue casi general entre el periodismo internacional especializado. Lamentablemente, tal posibilidad se malogró, cuando “Chocolate” fue derretido por el tailandés desbordado y potente en la pelea de septiembre.

6 Las 206 medallas

Aunque el esfuerzo de 699 atletas pinoleros se quedó corto por una medalla en el renglón del oro (58 por las 59 de 1990), el total alcanzado de 206, superó ampliamente las 147 logradas en Tegucigalpa. El mayor brillo lo aportó el billar con 10 doradas en una actuación fuera de serie, mientras los deportes de combate crecían en su rendimiento, junto con el remo, que se abrió paso firmemente… En lo individual, Orlando Vásquez con tres de oro en pesas, Silvia Artola con otras tres en la misma especialidad, Sayra Laguna en judo, y Dalila Rugama, quien conquistó en jabalina su cuarta medalla de oro en Juegos consecutivos, fueron los más destacados.

7 Doble oro de niños

Los Panamericanos de beisbol Sub-14 y Sub-10 fueron aprovechados por los chavalos nicas para coronarse, proporcionando dos medallas de oro, una en Chihuahua y otra en Reynosa, ambos, territorios mexicanos… El nivel de competencia conseguido por los pinoleritos se ha sostenido consistentemente, lo cual fortlece las expectativas de cara al futuro…En la categoría Sub-14, Nicargua derrotó 7 por 6 a México, en tanto en la Sub-10 el triunfo fue 4-0, también contra México. Previamente, Elian Rayo y Emilio Rostrán, dejaron sin hit ni carrera al equipo de Venezuela.Los Tigres de Chinandega se coronaron en la Liga Profesional.

8 El duelo Juan  Carlos-Erasmo

El 12 de Agosto en Seattle, los derechos Juan Carlos Ramírez y Erasmo Ramírez cruzaron disparos lanzando por Angelinos y Marineros. El país se crispó y aunque no hubo transmisión por TV, el Internet resolvió para las emisoras, así que todos estuvimos pendientes. Ninguno obtuvo decisión, como ocurrió la primera vez que se enfrentaron Dennis Martínez y Albert Williams. Ganaron los Angelinos 6-3 con Juan Carlos trabajando 5 entradas, permitió 7 hits y 3, mientras Erasmo se extendió a 6 innings soportando 3 imparables que produjeron una carrera y dejando el juego ganado 3-1, pero falló el relevo.

9 Tigres rugen

En la disputa por el banderín de la Liga Profesional no hubo forma de sujetar el ímpetu de los Tigres del Chinandega. Solo una vez titubearon a lo largo de cinco batallas, perdiendo ajustadamente 6-5, pero nunca soltaron las riendas, y derrotando por 5-3 a los Gigantes, atraparon el banderín. Una vez más, fallas defensivas sureñas abrieron el pozo de las serpientes… Nada que discutir. Ganó el mejor y lo fue el Chinandega, equipo menos errático, con un pitcheo más efectivo, siendo más productivo en el ataque, y funcionando eficazmente. Rivas murió raramente deshilachado, víctima del estacazo de Curt Smith y sus errores. ¡Cómo lo festejó Enrique Gasteazoro!

10 Asombra Rivas

En el Pomares, una historia diferente. Para el joven y bravo equipo sureño, ese triunfo por 3-2 sobre los Leones, derrumbado pronósticos en el séptimo juego de la serie Final, fue como ganar mil partidos en uno, como atravesar varias vidas cargadas de retos y de momentos duros, de alegrías y también de proezas como lo es haberse coronado exhibiendo una fe en sus posibilidades, contagiosa. Rivas conquistó el banderín agigantando su pitcheo y sacándole el máximo provecho a un bateo que solo tuvo dos hombres sobre los 300 -uno más que el enmudecido León-, y que apenas disparó un jonrón de Yeltsin Solís. Ocurrió en septiembre. Los hermanos Marenco todavía lo celebran.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus