•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Es fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Es la fe la que ha llevado a Carlos “Chocorroncito” Buitrago a creer que en la madrugada de este domingo en Japón, derribará los factores en contra como la inactividad y la recuperación, para destronar al japonés Hiroto Kyoguchi y regresar a Nicaragua en año nuevo como el campeón mundial mínimo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Después de tres oportunidades desperdiciadas, uno creería que Carlos aprendió la lección para ahora disponer de la suficiente madurez y afrontar el compromiso con gallardía, tomando la actitud de un retador capaz de meterse en la línea de fuego, corriendo riesgos, cruzando disparos sin cesar en el ring. Esa ha sido su cuenta pendiente, explotar en los momentos importantes, y se le exige que cumpla porque dispone del suficiente talento para dar una gran pelea que le garantice un título de graduación en boxeo.

¿Quién es el favorito?

Kyoguchi subirá al ring como favorito para retener la corona por distintos factores. El primero es que por el hecho de estar en casa, ya tiene un plus agregado, no solo por el factor motivación de pelear en su país, también porque si la pelea se extiende a los 12 asaltos y es cerrada, el monarca generalmente es protegido. 

El japonés tiene una ventaja mínima en altura, alcance y velocidad, tres características claves en una pelea que de pasar del sexto asalto se inclinará a su favor. Técnicamente Buitrago es superior, posee un boxeo más elegante, depurado y es dueño de un gancho y cruzado de izquierda que de estrellarse en la humanidad de Kyoguchi puede causar daños funestos. El jab del “Chocorroncito” también puede ser fundamental, siempre y cuando lo utilice para comenzar series de combinaciones de tres a cuatro golpes o en momentos de dosificación en la segunda parte del enfrentamiento. 

La incógnita 

¿Qué esperar de Buitrago? Por la dualidad que ha mostrado en sus combates internacionales, luciendo mal dos veces contra el tailandés CP Freshmart, pero grandioso contra peleadores, como los mexicanos Julián Yedras y el excampeón mundial Mario “Dragoncito” Rodríguez, es difícil tener una certeza de que  “Chocorroncito” veremos. 

La espectacularidad del combate dependerá mucho de lo que ofrezca el nica. Si se amarra las manos, el pleito tendrá una sola cara y probablemente se extienda hasta los 12 asaltos, triunfando el japonés por decisión unánime. Si Carlos explota, presiona y combina, obligará al japonés a pararse en el centro del ring y en el intercambio de disparos, Buitrago tiene ventaja.



Preocupa la recuperación

Pero la capacidad ofensiva del nica dependerá mucho de su recuperación física después del pesaje. Tras casi 2 años sin marcar las 105 libras, el desgaste para dar el peso es un punto en contra de Buitrago. La garantía de que esté al 100% es una moneda al aire. Si su cuerpo reacciona bien al plan de alimentación que tiene preparado el equipo de trabajo, Carlos estará listo para 12 asaltos.  

¿Se fajará Kyoguchi?

En los días previos al combate, el japonés prometió fajarse con Buitrago y ganar por nocaut. Ese es precisamente lo que le conviene al nica, la pelea en corto. Si el pleito se desarrolla en ese terreno, las posibilidades de que Carlos gane por nocaut incrementan. No obstante, el “Chocorroncito” debe estar preparado para todos los escenarios posibles, si el japonés resiente el golpeo, probablemente cambie el planteamiento y decida boxeador a la larga y media distancia. 

La ventaja es que Kyoguchi es un peleador que a pesar de ser técnicamente educado y ordenado, no dispone de una gran movilidad de piernas para realizar desplazamientos que preocupen al nica. Buitrago tiene la capacidad para cerrarle los espacios, atacarlo a los bajos y restarle condiciones para que se pare en el centro del ring.

¡Cuidado con el gancho!

Si hablamos de que Buitrago dispone de una mano izquierda prodigiosa, habrá que tener cuidado del gancho zurdo del nipón. Ricardo Rizzo, manejador de Carlos a nivel internacional, ha señalado en reiteradas ocasiones la fragilidad defensiva del nica, quien tiende a tragarse muchos volados y cruzados de derecha. 

Kyoguchi tiene un gancho de izquierda excelente y se convierte en un peligro por la precisión que posee para conectarlo en el costado. Buitrago por obligación deberá mostrar mejorías defensivas, mantener su guardia arriba, sobre todo la mano izquierda arriba para evitar que le entren los volados o rectos de derecha del japonés. 

Los primeros seis asaltos serán claves, sobre todo porque Buitrago dispondrá del oxígeno suficiente para desplegar todo su arsenal en busca de ganar por nocaut. El “Chocorroncito” es un boxeador noqueador en el génesis de los enfrentamientos, si la pelea pasa del séptimo la situación puede complicársele. 

Siendo mejor peleador que José Argumedo, a quien Kyoguchi le quitó el título extendiéndose hasta los 12 rounds, la teoría indica que Buitrago tiene que complicarle la vida al japonés y hacer que la pelea sea más larga de lo previsto. En sus manos, Carlos tiene la oportunidad de borrar de un solo golpe, tres noches de amargura escritas en su pasado. Dispone del talento, ya es hora que se cumpla la profecía de Alexis Argüello, quien un día dijo que “Chocorroncito” sería campeón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus