•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hit 3,000. He decidido comenzar por su última hazaña: convertirse en el primer latino bateador de tres mil imparables. El 29 de septiembre de 1972, los Piratas jugaron ante los Mets en el estadio “Tres ríos” en Pittsburgh. Contra Tom Seaver, en busca del ansiado hit, Clemente conectó un batazo rasante hacia segunda que escapó al esfuerzo de Ken Boswell. Podía haber sido hit, pero fue apuntado como error…La expectación se mantuvo con la seguridad de que Clemente no iba a ceder en la siguiente noche. En el juego del 30 de septiembre, colocado como tercer bate contra el pitcheo zurdo de Jon Matlack, Clemente se ponchó en su primer turno, pero en el cuarto inning, como primer bateador, disparó un doble que saltó sobre la pared del left-center. Su hit número 3,000 se encendió en toda la pizarra. “Limpio como él lo quería” gritó excitado en su narración, el locutor cubano del Salón de la Fama, Felo Ramírez. El árbitro Doug Harvey le entregó a Roberto la pelota de recuerdo.

Cuatro coronas . De no ser por el anticipo del mexicano Beto Ávila, el boricua pudo ser el primer latino ganador de un cetro de bateo en 1961. Su porcentaje de 351 puntos consecuencia de 201 imparables en 572 turnos, le permitió superar claramente a Vada Pinson, quién registró 343, atrapando su primer título…Después de un subliderato, Clemente volvió a la carga en 1964, y con 339 puntos, dejó atrás al dominicano Rico Carty reducido a 330, y Hank Aaron 328, para conquistar su segunda corona. Al año siguiente, 1965, perdió 10 puntos, pero su promedio de 329, fue inalcanzable tanto para Hank Aaron (318) como para Willie Mays (317), asegurando su tercer liderazgo. En 1967, saltando bruscamente a 357 puntos, su mejor promedio, Clemente conquistó su cuarto y último cetro de bateo, dejando bien atrás a Tony González de los Filis con 339. 

La batalla con Rose. El astro boricua arañó la posibilidad de un quinto título en 1969. Fue una brava pelea con el agitado Pete Rose de los Rojos, que se decidió el día de cierre de la temporada en el último turno al bate de ambos en escenarios diferentes…Rose había fallado tres veces frente al pitcheo de los Bravos, en tanto Clemente, encendido, disparaba tres hits consecutivos contra los Expos. La diferencia a favor de Rose, era de sólo un punto y los dos juegos se encontraban en el octavo inning, a la misma hora. Agatha Christie, a bordo del Expreso de Oriente, estaba pendiente, comiéndose las uñas...Los dos batearon hacia tercera base. Clemente en Montreal con hombres en las esquinas y un out, y Rose en Atlanta con corredores en primera y segunda, también con un out. Roberto fue víctima de un tiro preciso, que no impidió su carrera empujada 91, pero lo redujo a 345 puntos, mientras Rose fue más rápido que el disparo de Clete Boyer, llegó safe, las bases se llenaron, y subió a 348 puntos con el título de bateo en el bolsillo.

Diez hits en dos juegos . Entre los destellos que produjo Roberto Clemente, en dos ocasiones conectó tres jonrones en un solo juego, una vez empujó todas las siete carreras de su equipo, en otra ocasión conectó tres triples y dos veces anotó cinco carreras en un partido…Clemente reconoció que el juego que le dio su máxima satisfacción fue aquel en el cual sacó tres jonrones, un doble y empujó siete carreras contra los Rojos, sin embargo, los días 22 y 23 de agosto de 1970 contra el pitcheo de los Dodgers disparó 5 hits en cada juego. A sus 36 años, Clemente estaba programado descansar en el segundo juego, pero la lesión de Willie Stargell obligó al timonel Murtaugh a utilizarlo y respondió con otros 5 hits, para el total de 10, una demostración de efectividad sin precedentes. Los 10 hits de Roberto incluyeron dos dobles, siete sencillos y su décimo jonrón de la temporada. Clemente murió en un accidente aéreo tratando de ayudar a Nicaragua.

Clemente al bate

Por fin más valioso.Su escogencia como Más Valioso de 1966 en la Liga Nacional hinchó su orgullo. En una valoración tan difícil que su resultado todavía es discutible, Clemente le sacó del bolsillo al zurdo Sandy Koufax, el botín más preciado entre los reconocimientos que se otorgan en el beisbol. Por 218 puntos a 208, Clemente con un voto menos de primer lugar, prevaleció sobre Koufax, ganador del Cy Young. Con 317 puntos, 119 empujadas, 29 jonrones y 202 hits, sin poder asegurar ningún liderato ofensivo, el boricua derrotó a Koufax, impresionante ganador de la Triple Coronas, quién logró 27 victorias, registrando una efectividad de 1.73 en el kilométrico recorrido de 323 entradas, ponchando a 317, y fue el abridor en 41 juegos completando 27. Esa actuación fue fundamental para empujar a los Dodgers a la Serie Mundial.

Al salón de la fama. En el inicio de 1973, con el planeta beisbol convulsionado por su muerte en una extraordinaria demostración de humanismo, Roberto Clemente, sin necesidad de esperar los cinco años de retiro, como está establecido, fue seleccionado para ingresar a Cooperstown…El 6 de agosto de ese 1973, Doña Vera recibió en nombre de su esposo, la placa que lo consagró oficialmente como miembro del Salón de la Fama del Beisbol. El 20 de marzo de ese año, todavía consternados por su fallecimiento prematuro se reveló el resultado de una consulta con una sola pregunta: si podía obviarse el requisito de los cinco años y si Clemente debía ser electo al Salón de la Fama. En total se recibieron 424 boletas de votación en esa elección especial y 393 votaron que sí. De manera que Clemente estaba adentro.

15 Veces All Star. Seleccionado por vez primera en 1960, en la época de Musial, Mays, Banks, Aaron y tantos ases, Clemente debutó en Juegos de Estrellas registrando 14 apariciones, hasta 1971. El siguiente año, afectado por problemas musculares, no fue utilizado. Fue su 15 escogencia…

12 guantes de oro.Batallando con grandes fildeadores, Clemente obtuvo 12 reconocimientos consecutivos por sus habilidades defensivas fuera de serie, a la orilla de su poderoso brazo…

Serie mundial de 1960. Bateando de hit en cada uno de los siete juegos, Clemente se hizo notar en un Clásico resuelto por el histórico jonrón de Bill Mazeroski contra Ralph Terry de los Yanquis…

Serie Mundial de 1971. Alargando a 14 su racha de juegos bateando de hit en Series Mundiales y registrando una actuación cumbre contra los Orioles elevándose hasta 414 puntos y el título de Más Valioso, Clemente quedó como una amenaza a la marca de 17 juegos hiteando sin detenerse, en poder de Hank Bauer de los Yanquis. El astro boricua, no pudo regresar a un Clásico al fallecer en 1972.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus