•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por encima de la ruidosa coronación de los Astros, el equipo al que ayudó decididamente a ganar su primera Serie Mundial, de la explosividad mostrada por Aaron Judge estableciendo marca jonronera para un novato con 52, del acercamiento a los 60 registrado por Giancarlo Stanton, y de la batalla por el Cy Young de la Liga Nacional, que yo creí, Max Scherzer no podría ganarle a Clayton Kershaw, más victorias y mejor efectividad pese a perderse cinco semanas de actividad, la figura cumbre en las mayores fue José Altuve, obteniendo su tercer cetro de bateo en los últimos cuatro años, y alargando a cuatro su racha de temporadas con más de 200 imparables. Altuve fue factor en el Clásico y Más Valioso de la Liga Americana en una temporada, que solo registró el No Hitter de Edison Volquez desde la colina de los Marlins. Después de caer el telón,  vimos aterrizar entre los Angelinos al pitcher-bateador Japonés Shohei Otani.Cristiano Ronaldo ganó su quinto balón de oro.

En Futbol, la Champions ganada por el Real Madrid, número 12 en su historia, el quinto Balón de Oro de Cristiano Ronaldo igualando con Messi, la selección de Zidane como entrenador del año, la clasificación contrarreloj en el valle de las angustias de Argentina con los tres goles de Messi frente a Ecuador, la presencia de Alemania delante de Brasil en el ranking de la FIFA, la salida de Neymar del Barsa y su llegada al hoy temido Paris Saint German, y el espectacular cierre del goleador del Tottenham Harry Kane, quien con 56 goles, superó a Messi y Cristiano, quebrando el dominio que habían ejercido año tras año, fueron lo más llamativo en este 2017.

No más Usain Bolt

En un año de escaso ataque a los récords del mundo en Atletismo, sin una sola marca derribada en Londres, el retiro de las pistas del relámpago Usain Bolt, el más grande velocista de todos los tiempos, dueño de las marcas de 100 y 200 metros con insólitos 9.58 y 19.19 segundos, derrotado por Justin Gatlin, golpeó mandíbulas obligándonos a preguntar: ¿Cuándo veremos otro como él?

¿Cómo se puede convertir una pesadilla en algo glorioso? Pueden preguntarle sobre eso a Tom Brady, el Mariscal de los Patriots de Nueva Inglaterra. Inutilizado, quería que se lo tragara la tierra cuando los Falcons se adelantaron 28-3 en el tercer período del 51 Superbowl con el planeta asombrado frente a lo tenebroso de las cifras. Finalmente, al producir Brady el touchdown ganador 34-28 en el alargue, en una gestión de “solo contra el mundo” realizada por James White, sintió que estaba ascendiendo por una escalera hacia el cielo, para colgarse de la gloria. Cinco trofeos de Superbowl, cuatro títulos de Mas Valioso, más pases completos con 43 y récord en yardas con 466, lo hacen más grande en estadísticas que Joe Montana, aunque quizás no más grande como símbolo del juego.

Gran año de Westbrook

En boxeo, el vertiginoso ascenso de Vasyl Lomachenko a la cima de los reconocimientos fue lo más espectacular, en tanto el revés por nocaut de nuestro Román González frente a Rungvisai, lo más sorprendente y doloroso (…). La pelea empate entre Golovkin y “El Canelo” fue más o menos, y extraordinaria la que ofrecieron el invicto Joshua y Klitschko en el máximo tonelaje. Otro año discreto en el firmamento del deporte de las bofetadas, en tanto en Tenis, el inagotable Roger Federer y el resurgente Rafael Nadal, se repartieron dos títulos de Gran Slam cada uno, y en mujeres, ninguna repitió. La forma en que salió de pantalla Novak Djokovic, fue lo más preocupante.

El retorno al trono de los Warriors de Golden State derrotando a los Cavaliers de Lebrón James, con Kevin Durant como el jugador estrella en la Serie Final, fue tan estruendoso como seguir las huellas de Rusell Westbrook del Thunder de Oklahoma, rey de los triples dobles estableciendo una marca muy difícil de tumbar con 42, y seleccionado Más Valioso encima de James Harden.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus