•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En Tokio, Japón, no hubo milagro. Hiroto Kyoguchi destruyó a Carlos “Chocorroncito” Buitrago brindando un monólogo de boxeo durante 7 asaltos, hasta forzar que el tercer hombre del ring parara la pelea en el octavo episodio, decretando el nocaut.

Chocorroncito, quien peleaba por cuarta vez un título del mundo, sufrió el primer nocaut en su carrera, fallando en su misión de ganar el cetro mínimo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), que ha quedado en manos del japonés.

Buitrago, con más corazón que boxeo, intentó competirle al japonés, no obstante peleando en corto, Kyoguchi castigó al nica a gusto y antojo.

No hubo round de estudio. Ambos peleadores mostraron su repertorio, sacaron a relucir sus ganchos y cruzados de izquierda. El japonés cerró mejor, conectó fuerte con el gancho al rostro. La velocidad del Kyoguchi hizo daño.

Segundo round.

En el segundo round, Kyoguchi continuó su ataque como una fotocopiadora. Ese gancho de izquierda entró en el cuerpo de Buitrago con la precisión de un cirujano, el upper a la barbilla también. La iniciativa era del japonés y el dominio también.

El cuarto asalto fue de los episodios más groseros para Buitrago. El japonés lo castigó con ganchos y rectos de derecha, la cabeza del nica parecía una pera loca ante tanto castigo. El pómulo derecho de Buitrago lucía abollado en el primer tercio del combate, las piernas le flaqueaban y sus golpes intentando responder las embestidas del japonés no hacían ningún daño.

Al inicio del quinto round, el pleito tenía una sola cara. Era una paliza de Kyoguchi. Lucía sin freno, fue una máquina de tirar golpes, largas combinaciones al cuerpo y rostro tenían al borde del nocaut a Buitrago, quien contrario a las anteriores tres peleas de título mundial que tuvo, esta vez ejecutó más disparos, no obstante a cambio recibió un ataque despiadado.

Desde Japón, durante la transmisión de canal 4, Enrique Armas comentaba que Ricardo Rizzo, manejador del nica, quería parar la pelea. En la esquina, Mauricio “El Halcón” Buitrago decidió continuar.

“Tirá, tirá”, gritaba El Halcón Buitrago. Pero es que en el sexto asalto ya las condiciones de Buitrago eran nulas, no habían piernas, ni poder en sus contrataques, fue avasallado por un tren japonés.

En el octavo llegó el final. Otra vez llegaron las combinaciones de hasta cinco golpes del japonés. Intervino el tercer hombre del ring, diciendo: ¡No más, detengo la carnicería! Buitrago no ganó ni un round en las tarjetas de los tres jueces. Esta fue la cuarta oportunidad de título mundial que desperdicia, empatando la marca del leonés Julio “Yambito” Gamboa.

Buitrago dejó su récord en 30 victorias (17 nocauts), 3 derrotas y un empate. Kyoguchi mejoró a 9 triunfos (7 nocauts) sin descalabro.

Reviva el momento del pesaje del Chocorroncito, ayer:

¿Cuál es el futuro profesional del boxeador?