•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se despejó una incógnita: ¿quién eliminado?, pero quedó abierta otra: ¿quién sembrado? La victoria india por 4-3 contra los líderes Gigantes, combinada con la derrota del León ante los Tigres 5-2, consecuencia de una arremetida de tres jonrones en el mismo inning, sepultó las débiles esperanzas de sobrevivencia que mantenían estimulados a los leones, en tanto el equipo de Chinandega a medio juego de la cima y con dos pendientes, creció bruscamente como amenaza para lanzarse al asalto del liderato a última hora. Rivas con 22-19 y uno pendiente, es perseguido por el Chinandega 21-19 y el Bóer 20-20. De volver a perder hoy el equipo sureño y ganar Chinandega a un descartado León, se abrirá la posibilidad de un triple empate en el liderato, si los Indios cierran derrotando a los Tigres. De ocurrir eso, los tres equipos ya clasificados terminarían con 22-20. ¿Quién podía sospecharlo? Anoche, Manauris Báez del Bóer logró su quinto triunfo empatando con Darwin Cubillán y Berman Espinoza perdió su invicto. Curt Smith descargó su sexto jonrón y Javier Robles elevó su promedio a 360 puntos.

Indios improductivos

En Rivas, el 1-1 después de cuatro entradas entre Bóer y Gigantes, era consecuencia de la inutilidad de los Indios que colocaron a 9 circulando en ese trayecto frente al pitcheo raramente inseguro del sublíder en efectividad Gustavo Martínez, incluyendo dos oportunidades consecutivas dejando las bases llenas, siendo limitados a solo una carrera producida por el hit de Maikel Casares en el segundo episodio. Rivas se había adelantado en el propio arranque contra el “as” de la tribu Manauris Báez por hits seguidos de Darrel Campbell y Elmer Reyes con un out, y elevado impulsador de Dennis Phipps, pero Martínez atacado con seis hits en las tres primeras entradas, no pudo sujetar la ventaja.

La atrapada de ribetes espectaculares realizada por Elmer Reyes con tres circulando y dos outs, decapitando un batazo cargado de veneno disparado por Darwin Sevilla, que amenazaba ir hacia el jardín izquierdo, le impidió al Bóer adelantarse en el inicio del tercer inning, mientras la angustia se desvanecía en las tribunas y Martínez, en ese momento de flaqueza, le parecía recibir una oportuna transfusión de sangre. Y en el cierre del quinto, en su primera posibilidad con las bases llenas y solo un out, Phipps empujó una pelota hacia el jardín central, dejando a Joseph sin chance de buscar el out en el plato, algo que había logrado Javier Robles desde el jardín derecho en el episodio anterior, completando un doble play. La carrera anotada por Vladimir Frías, volvió a colocar en ventaja al Rivas 2-1.

León afloja y se hunde

En ese momento, en Chinandega, los Tigres se encontraban en ventaja de 1-0, sacándole provecho a un mal tiro del receptor de los leones, Juan Carlos Torres, tratando de sacar out en segunda a Curt Smith lanzado al robo, con Edgar Montiel –circulando por otro error– en la antesala. Eso quebró el duelo de ceros por tres entradas entre Paul Estrada y Marcos Frías. En el cierre del sexto, ardió Troya con jonrones de Jamar Walton y Curt Smith, este último con Montiel en base, desequilibraron la pizarra 4-0 a favor de los Tigres, explotando a Estrada. Todavía le quedaba pólvora al Chinandega, que atacó al relevista Armando Montenegro con el jonrón de Jesús López, estirando la ventaja 5-0. En León se escucharon algunos gemidos y se apagaron los radios y las luces.

En tanto en Rivas, el equipo indio volteaba las cifras en el inicio del séptimo con hit abridor de Moreira, sacrificio del líder de bateo Javier Robles, doble empujador de Jilton Calderón nivelando el marcador 2-2. Con Brandon Leyton reemplazando como corredor al cojeante Calderón, se decidió bolear intencionalmente al peligroso Triunfel con dos outs, pero Janior Montes hizo añicos la maniobra disparando el hit que adelantó a los Indios 3-2. En ese instante, León estaba eliminado. Sin embargo, hit de Byron Alegría productor de par de carreras en el séptimo, recortó la distancia 5-2, pero no se registró otro movimiento. León se movió dentro del ataúd cuando Rivas amenazó con arrebatarle el partido al Bóer, que había aumentado su ventaja 4-2 en el inicio del noveno, pero el relevista José Villegas entre las brasas y con dos circulando, después de admitir la tercera carrera de los sureños, sacó el último out dominando a Phipps, y el Bóer aseguró su pasaporte a las semifinales, con posibilidad hasta de verse involucrado en un triple empate.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus