•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres veces en ventaja, 1-0, 3-1 y 4-3, el Bóer terminó perdiendo con el Rivas 13-7, y quedó obligado a fajarse en semifinales, en tanto los Tigres se impusieron 11-8 al descartado León, y con 22 triunfos, pretenden forzar un empate con los Gigantes si esta noche en el Dennis Martínez, derrotan a los Indios en el último juego de la temporada regular. Una explosión sureña de cinco carreras en el octavo inning, terminó con el suspenso y vaciando las tribunas estableciendo una diferencia de 11-6, más pesada que la tapa de la tumba de cualquier faraón. El Bóer con dos turnos pendientes, no pudo regresar y quedó resignado a fajarse en semifinales, viendo como Rivas agregaba otras dos anotaciones en el noveno fijando el 13-7. Hoy sin motivación, la tribu enfrentará a los crecidos Tigres que en León anoche, aflojaron sin consecuencias en el noveno inning.

Dobles consecutivos de Maikel Cásares y Dayner Moreira contra el pitcheo de José Rosario le dieron forma a la primera carrera del Bóer en el propio inicio del juego. Nada peor para alterar los nervios de un pitcher, que te golpeen en la madrugada de un partido. Sin embargo, el Rivas respondió empatando 1-1 con el jonrón de Omar Obregón en el tercero. El Bóer, en pie de lucha, no perdió tiempo, y en el cierre de ese tercer inning, fabricó par de carreras con batazos impulsadores de Cásares y Moreira. 

Los cambios de golpes

El 3-1 a favor de los Indios, solo fue tranquilizante un rato. El bateo sureño se agigantó en el inicio del quinto agrediendo a Rodney Rodríguez, forzando otro equilibrio en las cifras, ahora 3-3. Darrel Campbell, bien afilado, siguió haciendo parecer previsible el pitcheo de Rodríguez con su tercer hit consecutivo después de dos dobles, y un triple de Elmer Reyes lo llevó al plato. Con la pizarra 3-2, un fly de sacrificio de Dennis Phipps, borró la ventaja india. Estableciendo un 3-3, Rivas se veía revitalizado, pero los Indios volvieron a la carga en el cierre del quinto con infield hit de Darwin, error en tiro de Frías que lo extendió a segunda, y hit empujador de Moreira con el cuadro adentro. El Bóer nuevamente en ventaja, 4-3.

El ping pong continuó con Rivas al ataque en el sexto. Obregón fue boleado y dos toques provoca errores metieron al relevista Pérez Estrella en las arenas movedizas mientras se empataba el juego 4-4. Entró Juan Bermúdez, y después de ponchar a Phipps, fue herido por una estocada de William Vásquez empujando par de carreras. Rivas tomó las riendas del juego 6-4, sin embargo, cerrando el sexto, niveló el Bóer 6-6 dinamizando las graderías escasamente pobladas. El ruido creció cuando los Gigantes se volcaron contra un maltrecho bullpen y con fly de sacrificio de Moisés Flores y cohetes dañinos de Ramón Flores y Darrel Campbell, fabricaron 5 carreras. En el noveno, con dos carreras más, Rivas estableció el marcador final 13-7. 

León quedó gimiendo

En León, con el equipo local eliminado 24 horas antes, los Tigres rugieron alegremente mientras construían una victoria por 11-8. Las puertas del parque metropolitano no terminaban de abrirse, y Chinandega estaba en ventaja 3-0 con el jonrón de Edgar Montiel con dos circulando, frente a Joaquín Acuña. En el segundo, los Tigres agregaron una carrera pero en el fondo, León reaccionó con una arremetida de tres, destacando un doble limpia bases de Isaac Marín. Chinandega desvaneció la intriga marcando cuatro carreras en el inicio del cuarto adelantándose 8-3. Esa diferencia si proporcionó tranquilidad, logrando los Tigres estirarse 11-3, para imponerse finalmente 11-8, obviando la agresividad de los leones agregando cuatro carreras en su último turno. Con 22 victorias los rugidores intentarán hoy doblegar a los Indios y abrazarse con los Gigantes que registran 23. Eso, forzaría un juego extra para conocer al equipo líder, que quedaría parqueado en espera del sobreviviente en semifinales.