•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el 2003, cuatro boxeadores nicas tuvieron en sus manos un cinturón de campeonato mundial. Ese antecedente dice claramente que ese fue el mejor año en la historia del pugilismo pinolero: Rosendo Álvarez, Eduardo Márquez, Luis Pérez y Ricardo Mayorga hicieron posible eso. De hecho, ese mismo año, el 13 de diciembre, “El Búfalo”, “El Demoledor” y “El Matador”, protagonizaron una noche histórica al defender sus fajas en Atlantic City, Estados Unidos.

El 2018, arrancamos con tres boxeadores fijos para disputar campeonato mundial, estos son Román “Chocolatito” González (115 libras), Félix “El Gemelo” Alvarado (108), y Byron “El Gallito” Rojas (105). Además de ellos, Cristofer González y René “El Gemelo” Alvarado, podrían tener una oportunidad, de manera que globalmente hay posibilidades de culminar el año con 5 peleadores peleando campeonato.

Pero enfoquémonos en Román, Félix y Byron, quienes al final son los que están sembrados para pelear título. Es un año clave en sus pretensiones. La pregunta sería: ¿podrán coronarse? El nombre que genera más confianza es por supuesto el del “Chocolatito”, de quien uno creería que podría volver a ganar un cinturón. Alvarado y Byron tienen retos más complicados, no obstante, se puede tener una esperanza porque son peleadores disciplinados, capaces de tomar riesgos sin temor a caer de formar estrepitosa.

La reconquista 

Este año puede ser el de la resurrección o el retiro definitivo en la carrera de Román. Con cuatro coronas conquistadas, le permite tener garantizado un puesto en el Salón de la Fama en Canastota. Pero al margen de ese legado, lo del “Chocolatito” es un tema de orgullo y además de acrecentar un poco más sus arcas para garantizar su futuro financiero y decir adiós definitivamente.

Cuando se es tetracampeón, las opciones pueden surgir en de cualquier organismo y en momentos inesperados. Tras las dos derrotas contra Srisaket Sor Rungvisai, la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) se ofreció a darle una mano al nica para que comenzara su reestructuración. Lo ubicó como retador número 1 a la corona del inglés Khalid Yafai, el campeón menos peligroso de todos los 4 organismos. 

Si Román y su equipo escogen ese camino para volver a la cima, el nica tiene todo a su favor para ser campeón mundial de la AMB. Si deciden esperar por el cetro del CMB, el asunto es más complicado, González tendría que enfrentar al ganador entre Sor Rungvisai y el mexicano Juan Francisco “El Gallo” Estrada. ¡Ojo! Carlos Cuadras podría entrar en la ecuación y una revancha entre el nica y “El Príncipe” podría repetirse.

Alvarado a Japón

Con dos derrotas de peleas de título mundial, una discutida contra el argentino Juan Carlos Reveco, Félix Alvarado cuenta con la suficiente experiencia y madurez para amargarle la noche al nipón Ryoichi Taguchi, monarca 108 libras de la FIB y la AMB. “El Gemelo”, retador mandatorio a la corona de la FIB, tendrá que viajar a Japón para intentar dar un golpe de autoridad y volver a Nicaragua como campeón.

Inicialmente, el rival de Félix era el filipino Milan Melindo, sin embargo, este perdió ante Taguchi el 31 de diciembre. La responsabilidad del campeón anterior la heredó el japonés. Ante Melindo, las posibilidades de Alvarado se vislumbraban en casi un 100%, el nica con su boxeo fogoso iba a partir como favorito. Contra el nipón, “El Gemelo” tendrá que trabajar el doble, pues un boxeador un poco más técnico, pero no invencible. Si lo presionan pasa apuros. “El Gemelo” lo puede dejar sin coronas.

“El Gallito”, intermitente 

Rojas tendrá que ir a Tailandia, donde le espera el complicado CP Freshmart, su verdugo en el 2016. ¿Hemos visto al mismo Byron que venció a Hekkie Budler en Sudáfrica, donde conquistó el título? La respuesta es: no. Y a partir de allí radica una preocupación tangible con “El Gallito”. Ha ganado 7 combates desde la derrota con Freshmart, no obstante, sufre más de la cuenta contra rivales infinitamente inferiores al tailandés.

“El Gallito” ha dejado más dudas que certezas en sus últimas presentaciones a pesar de ser el ganador. Para traer esa corona de Tailandia, Byron tiene que volver a presentarse como en Sudáfrica: imponente y tirando golpes como una locomotora. Además, defensivamente debe hacer ajustes. En el primer pleito cayó en el juego sucio de Freshmart, permitió que lo amarraran durante toda la segunda parte del combate, siendo anulado sin mostrar la madurez y capacidad necesaria de cambiar la estrategia.