•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los problemas financieros que acechan al Club Deportivo Walter Ferretti pasaron factura al jugador emblema de esa institución en los últimos cuatro años, el uruguayo José Bernardo Laureiro, al que la directiva notificó ayer que no le renovaría su contrato en vista que no están dispuestos a pagarle el salario que este esperaba devengar. A falta de 14 días para que inicie el torneo de Clausura de la Liga Primera, la baja del charrúa representa un duro golpe para el club rojinegro, campeón del Apertura y para una afición que lo consideraba su ídolo.

Pese a su deseo de seguir defendiendo la casaca del conjunto de la Policía, Laureiro entiende que el cariño que siente por ese equipo y el que recibe por parte de la fanaticada, no cubrirá los gastos de su hogar. Por ello, realizó una contraoferta tras escuchar una propuesta salarial que no cumplía con sus expectativas, con la esperanza de llegar a buenos términos, pero aunque el charrúa estaba dispuesto a ganar menos que la temporada pasada, la directiva del club decidió dejarlo en libertad.

“Solamente me dijeron que no había dinero. Voy a ver qué hago, no quiero tomar decisiones apresuradas”, manifestó Laureiro desde su natal Melo, Cerro largo, en Uruguay. Según el jugador, la decisión de su no renovación se la notificó el gerente deportivo del club, William Dávila, quien sustituyo en ese cargo hace un par de días al comisionado mayor en retiro, Emilio Rodríguez. “Él (Dávila) me infirmó que no aceptaron mi contrapropuesta”, ambientó Laureiro. 

“Hubo una comunicación el miércoles con la junta directiva, me hicieron una propuesta, pero no quedé conforme, entonces hice una contrapropuesta y quedaron de llamarme. Lo que me ofrecieron era una reducción de pago, entonces yo les dije que estaba bien, pero les solicité una cantidad más justa”, indicó el mediocampista uruguayo en comunicación con El Nuevo Diario, solo un par de horas antes de que el club de sus amores se negara a aceptar su solicitud y diera por concluida su relación laboral.

Tres renovaciones

Desde que llegó al equipo rojinegro en la temporada 2014, Laureiro había renovado su contrato en tres ocasiones. Durante su estancia en el Ferretti, el charrúa ganó dos títulos de Apertura y un campeonato nacional (2014-15). En aquella temporada disputó la Liga de Campeones de la Concacaf y la campaña pasada jugó la primera edición de la Liga Concacaf, misma a la que clasificó para la próxima edición gracias a su coronación en el Apertura pasado.

“Ya había renovado tres veces con el equipo y esta vez es la que menos exigencias estaba haciendo. Cualquiera que diga que estaba pidiendo un salario muy alto, está mintiendo. Soy consciente de la situación que atraviesa el club y cuando tenía en mis planes la renovación ya estaba claro de esa parte. No quería darle un golpe económico al club, tampoco deseaba complicar las cosas”, aseveró Laureiro.

Laureiro, máximo goleador del Ferretti la campaña pasada con 11 tantos, uno menos que el líder del torneo (Mauricio Castañeda, con 12), descartó que otro equipo en Nicaragua haya tenido acercamiento hacia él y negó que le tiente la posibilidad de militar en el Real Estelí, acérrimo rival de los rojinegros, por el que han fichado otros exferretistas tales como Jason Casco, Josué Quijano, Luis Fernando Copete y más recientemente Daniel Cadena, por mencionar algunos.

“Nunca he tenido acercamiento con ningún otro equipo, pero tampoco somos compatibles, no podría hacer una cosa así. No hay ninguna posibilidad de que suceda eso. Esperaba seguir con el Ferretti, pero ya dije claro que en ese equipo (Real Estelí) no jugaría nunca”, dijo. En cualquier caso, si Laureiro decidiera fichar por otro equipo de la Primera División de Nicaragua, no podría disputar el venidero torneo de Clausura, pues las bases de competencia de la Liga Primera establecen que un jugador o director técnico no pueden disputar los dos torneos de la misma temporada en clubes diferentes.