•  |
  •  |
  • END

París / AFP.- Barcelona y Chelsea cumplieron el pronóstico y sellaron este martes su billete para las semifinales de la Liga de Campeones de fútbol, tras eliminar respectivamente a Bayern Múnich y Liverpool en cuartos, con lo que enfrentarán entre sí por un lugar en la final de Roma.

El conjunto catalán empató 1-1 en su visita al Bayern, tras haber goleado por 4-0 en la ida, mientras que los londinenses, que habían ganado 3-1 en Anfield, igualaron en su casa 4-4 en un apasionante partido contra el Liverpool, en una eliminatoria llena de emoción hasta el final.

Mientras que en el Allianz Arena bávaro apenas hubo tensión por la cómoda ventaja del Barça, el choque inglés deparó momentos para el recuerdo, en un auténtico festival goleador en el que el Liverpool estuvo en dos ocasiones a un gol de la clasificación, la última de ellas en los últimos minutos.

El Chelsea salió vivo del partido loco que se vivió en la capital británica, con un empate a cuatro, lleno de alternativas y en el que el Liverpool demostró no rendirse nunca, por muy adversa que sea la situación.

El conjunto visitante empezó fuerte en la primera mitad y se adelantó por 2 a 0, gracias a los tantos del brasileño Fabio Aurelio (minuto 19) y el español Xabi Alonso (28 de penal), lo que dejaba a los suyos temporalmente a un único gol de la hazaña.

En la segunda, el Chelsea salió más acertado y logró remontar gracias al marfileño Didier Drogba (51), el brasileño Alex (57) y Frank Lampard (76).

Cuando la eliminatoria parecía terminada, el Liverpool volvió a reaccionar y se situó con ventaja de 4 a 3, tras los goles del brasileño Lucas Leiva (81) y el holandés Dirk Kuyt (82), estando de nuevo a un paso de las semifinales.

La tensión duró siete minutos, hasta que Lampard anotó el cuarto y situó a los suyos en las semifinales.

En Alemania, el Bayern tan sólo soñó con la hazaña tras el descanso, cuando Franck Ribéry puso por delante a los suyos (47) y desató la ilusión entre los suyos, pero el líder de la liga española supo mantener la calma y enfrío de nuevo la eliminatoria, hasta que el maliense Seydou Keita firmó el empate (73).

Los alemanes empezaron el choque con fuerza, presionando en todo el campo a los jugadores del Barça, pero, la presión se fue diluyendo poco a poco a medida que el Barça fue haciéndose con el control del balón y, por ende, del partido.

Tras el gol de Ribéry, la estrategia azulgrana fue similar y el Bayern chocó de nuevo contra el juego pausado y bien construido de su adversario, que vivió una noche tranquila en su camino hacia la penúltima ronda.

El objetivo claro es alcanzar la final, un año después de que el equipo se quedara en puertas, al perder en las semifinales de la competición ante el Manchester United, que terminó proclamándose campeón. Y ahora su rival será una formación con la que ya ha coincidido en las últimas temporadas, el Chelsea.


El miércoles, los cuartos de la Champions se completan con los duelos Arsenal-Villarreal (ida: 1-1) y Oporto-Manchester United (ida: 2-2).