•  |
  •  |
  • END

ESPNdeportes.com

Finalmente, Óscar de la Hoya colgó los guantes. Y aunque ésta es una decisión que la mayoría le reclamaba a gritos desde hace un tiempo a esta parte --especialmente, tras su contundente derrota ante Manny Pacquiao, en diciembre pasado-- su figura será extrañada por todos, por lo que significó como boxeador y, especialmente, por el brillo que le devolvió a este deporte en uno de sus momentos más críticos.

Durante una rueda de prensa realizada el martes, el Golden Boy, a sus 36 años, anunció oficialmente que ya no volverá a boxear profesionalmente.

Evidentemente, su última actuación, ante Pacquiao, caló muy hondo en el orgullo de Óscar. Después de todo, para un múltiple campeón mundial como él, ser vapuleado por un rival que hasta sólo un tiempo atrás militaba en unas cuantas categorías de peso más abajo era imposible de soportar.

Pero, por otro lado, el retiro de De la Hoya es más que lógico, también si se lo analiza desde el aspecto comercial. Como se sabe, desde hace algunos años, la promotora Golden Boy Promotions es una de las más exitosas de la actualidad. Por la calidad de peleadores con los que cuenta (Juan Manuel Márquez, Shane Mosley, Bernard Hopkins, Edwin Valero, Juan Díaz, etc., etc.) y por la cantidad de fechas televisivas que tiene acordadas con la cadena HBO.

“Llegué a la conclusión de que se ha terminado el boxeo para mí. Pero estoy muy motivado por lo que viene fuera del ring para mí. Quiero realmente hacer la diferencia y voy a trabajar tan duro fuera del ring, como lo hice adentro, para poder lograrlo”, dijo De la Hoya, acompañado por su esposa Millie.

“Es un momento amargo por dejar el boxeo, pero al mismo tiempo estoy contento por tener un proyecto ambicioso, para poder escribir el próximo capítulo del libro. Como todos los desafíos que tuve en el boxeo, los afrontaré con todas las ganas y, al final del día, estaré muy satisfecho de haberlo logrado. Muchas gracias por todo el apoyo que me han dado”, fueron las palabras de despedida de Óscar, quien realizó 45 peleas profesionales, de las que ganó 39, 30 por nocaut y perdió 6, dos por KO. Conquistó títulos mundiales en seis categorías diferentes.

Su famoso “gancho de 45 grados” o aquellos embates veloces como el rayo, pero siempre con clase y elegancia quedarán en el recuerdo de todos quienes a lo largo de sus 16 años de carrera profesional, lo siguieron incondicionalmente. Pero, además, De la Hoya tendrá siempre un lugar de privilegio: fue uno de los grandes salvadores del boxeo durante los últimos 10 ó 12 años.