•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres fallas defensivas, su picheo inseguro, y el bombazo de Jamar Walton, condenaron a un Bóer vacilante, a una derrota de cifras claras 8-2, haciendo olvidar que Dayner Moreira jonroneó en el inicio del juego, adelantando a la tribu contra Marcos Frías, quien después de esa alteración, se dedicó a retorcer los bates indios. La falla de Triunfel en el quinto manoteando un batazo de Montiel después de un wild pitch; el error de Sevilla en mal tiro a tercera base en el sexto; y la pérdida de bola de Cáseres en segunda en lo que debió ser el tercer out de un séptimo inning sin carreras, fueron los factores desequilibrantes en la derrota india, con el aporte de tres toques de bola para avanzar corredores del Chinandega. Ni Ofilio, ni Walton, empujadores de las cuatro últimas carreras con estocada y trancazo, hubiesen entrado al cajón de bateo sin el error de Cáseres, usualmente un excelente fildeador. Jamar Walton conectó un jonrón de tres carreras.

Un inicio engañoso 

El jonrón de línea disparado por Dayner Moreira contra el picheo del abridor de los rugidores Marcos Frías, un trazado humeante encima de la pared izquierda facilitó al Bóer ventaja de 1-0 en el inicio del juego. Se consideró una señal, pero nada para alarmarse. Cifras en mano, con 4.85 en carreras limpias, Manuel Solimán, no era lo necesariamente confiable en la colina de los Indios. Sin embargo, se las arregló de diferentes maneras para sobrevivir en las tres primeras entradas, pese a ver circulando en cada una de ellas, al primer bateador del Chinandega, permitiendo dos imparables y otorgando cuatro boletos. El ponche a Walton con Guerra en tercera, y el batazo para doble play del mismo Walton en el tercero, fueron de gran ayuda para Solimán.

Tigres amenazantes

Como decían nuestros abuelos en las tribunas durante el viejo beisbol, tanto va el cántaro al agua que al final se rompe. En el cuarto episodio, el artillero Curt Smith abrió con doble por la izquierda y se extendió a tercera cuando el timonel Lenín Picota, ansioso por salir de la racha de ceros después del blanqueo sufrido en el juego extra contra el Rivas, decidió sacrificar a Jesús López. El out entregado a cambio del acercamiento de Smith dio resultado cuando Ismael Munguía empujó una pelota hacia lo profundo del jardín derecho, atrapada por Javier Robles, sin opción de impedir el empate que viajaba en las piernas de Smith, estableciendo el 1-1, obviamente preocupante para la tribu.

Lea: Furia sureña, destroza

Frías bien caliente

Mientras Frías, restablecido del susto provocado por el jonrón de Moreira, apretaba tuercas sacando siete outs consecutivos entre el tercero y el quinto inning, Solimán continuaba tambaleándose en las arenas movedizas, y erosionó en el cierre. Con un out, Marval disparó hit y se instaló en segunda cuando Triunfel no pudo tomar un bount corto sobre gran elevación en el batazo de Edgar Montiel, apuntando discutiblemente como hit. Boleto finalmente intencional al temido Smith cargó las bases, escenario apropiado para el largo batazo de Jesús López al jardín central capturado por Renato, remolcando a Marval con la ventaja 2-1. En ese momento, el favoritismo del Chinandega se reactivaba.

Le puede interesar: Cabrera: “No recaí, gracias a Dios”

Sin hacer alardes, los Tigres ampliaron la diferencia 3-1 en el sexto. Cubillán le vio cara de “matador” a Leonardo Ortiz el casi inadvertido noveno bate y lo boleó sin out. Guerra se sacrificó casi casualmente con la bola buscando el bate, y sobre un roletazo de rebote engañoso que Sevilla tomó a mano limpia en el short, para tirar mal a tercera, Chinandega colocó hombres en las esquinas. El roletazo a segunda de Jamar Walton, empujó a Ortiz con la tercera carrera de los locales. No era un todo está consumado, pero su significado con el picheo firme de Frías, saltaba fácilmente a la vista entrando el juego a su último tercio, con un Bóer entristecido, viendo sus esperanzas marchitarse.

Falla Cáseres, Remata Walton

Con dos outs y dos circulando por los Indios en el sexto, Frías logró un out de singular importancia dominando a Lerys Aguilera, quien fue encima del primer lanzamiento haciendo rodar la pelota dentro del cuadro siendo eliminado. El Bóer abrió con hit de Triunfel el séptimo y después del ponche a Renato Morales, fue golpeado Janior Montes. Se decidió reemplazar a Frías por José David Rugama. No pudo ser más efectivo su relevo: maniató al emergente Iván Hernández y ponchó aceleradamente a Cáseres, cerrando puertas. Un error de Cásares sobre lo que parecía un fácil tercer out en el cierre del séptimo con dos a bordo, facilitó la cuarta carrera de los Tigres, agregando la quinta un cohete de Ofilio, y estirando a ocho la producción, el monumental jonrón de tres carreras conectado por Jamar Walton, sellando el 8-1.

Los Indios quedaron sin ganas de salir a batear los innings 8 y 9 contra Rugama, pero tuvieron que hacerlo y con dos outs anotaron su segunda carrera contra Norman Saint Clair. Nadie festejó. Ojalá muestren otra cara esta noche en el Dennis Martínez. Podría ser el último partido de la Liga para los aficionados capitalinos.