•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La pelota golpeada por el bate de Iván Hernández, atravesó el aire denso de la noche con un zumbido escalofriante, mientras Dayner Moreira desde segunda, se proyectaba hacia el plato con la carrera de la victoria. Esa cuchillada del emergente Hernández, que atacó con precisión y fuerza el primer lanzamiento de Nelson León, salvó al Bóer de dormir en el pozo de las serpientes, atrás 0-2 en este serie programada a cinco juegos. Con la pizarra 2-2 desde el noveno, Moreira fue enviado a sacrificarse después del hit abridor de Cáseres. La pelota fildeada por el inicialista Marval fue hacia segunda para sacar un out importante, pero Jesús López, responsable con su error del sexto inning de las dos primeras carreras indias, volvió a tirar mal, ahora hacia primera y por abajo, buscando el doble play, metiendo la pelota en el dogout. Con Marval en segunda, Picota ordenó bolear a Robles, y Hernández entró a batear como emergente. Fue encima del primer envío hecho por León y su cohete por la pradera derecha, junto a la raya, aseguró el triunfo 3-2 y mantuvo en pie a los indios en esta semifinal.

Duelo de pitcheo

El pitcheo sereno y dominante del derecho indio Manauris Báez y el zurdo de los rugidores Raúl Ruiz, convirtió cada turno al bate en un rompecabezas, mientras los ceros aparecían en la pizarra haciendo espeso el suspenso. Después de 5 entradas, solo dos imparables por equipo, ningún corredor en tercera base y un doble play de cada lado. El público capitalino, un poco escéptico recordando lo mal que se vio el Bóer en el primer juego, presenciaba el duelo cruzando dedos, esperando que el estelar indio, ganador de cinco juegos en corto tiempo, respondiera sin parpadear a la exigencia del momento.

El Bóer quiebra la racha de ceros en su turno del sexto inning aprovechando la fatalidad de Jesús López, el short de los Tigres, con su mal tiro a segunda en busca de lo que parecía un probable doble play, facilitando la primera carrera del juego. Hits consecutivos de Brandon Leytón y Maikel Cáseres con un out, metieron al zurdo Ruiz en el callejón de las preocupaciones. Del baúl de sus recursos, sacó el lanzamiento que obligó al peligroso Dayner Moreira a roletear hacia el short, y en las tribunas, los seguidores indios cerraron los ojos considerando la posibilidad muy viable del doble play, pero el tiro de López fue hacia un cesto de baloncesto no al guante de Yosmani Guerra que se sintió como un enano. Anotó Leytón, Cáseres se extendió a tercera y Moreira se estiró a segunda. 

Lea: Furia sureña, destroza

Smith en pie de guerra

Con la pizarra 1-0, entre el súbito caos, se decidió bolear al campeón bate Robles, aún en busca de su primer hit, cargando las bases. Con mejor visión sobre un pitcheo de control en esa situación, Jilton Calderón empujó una pelota hacia el jardín izquierdo remolcando a Cáseres con la segunda carrera. No hubo más al fallar Aguilera, pero el duelo se había desequilibrado, y Báez estimulado, eliminó rápidamente en el séptimo a Walton, Marval y Montiel, sin permitirles sacar la bola del cuadro. El Bóer abrió el cierre de ese inning con hit de Triunfel, pero Ruiz congeló la amenaza, y en el inicio del octavo, el jonrón de línea por encima de la pared del jardín izquierdo, provocó un retorcimiento en las vigas de las esperanzas indias, acercando a los Tigres 2-1.

Le puede interesar: Cabrera: “No recaí, gracias a Dios”

Fue una advertencia. En el inicio del noveno, Ofilio Castro no reconoció a Jorge Bucardo, líder en efectividad, y abrió con un cohete. Picota no titubeó en sacrificar a Walton a cambio de una posición anotadora. Un wild de Bucardo lo llevó a tercera, y Marval con hit a la derecha, empujó la carrera del empate 2-2, empujando al Bóer a una terrible incertidumbre. Con dos circulando, el relevista dominó a Jesús López para el tercer out, impidiéndole cambiar de casi villano, a posible héroe del juego en caso de adelantar al Chinandega. Los Indios fueron sujetados en el cierre por el pitcheo combinado de Junior Téllez y Wilber Bucardo, y el partido se alargó a horas extras. El hit de Iván Hernández empujando a Moreira después del segundo error de Jesús López en tiro, decidió la batalla. El tercer duelo, mañana en Chinandega.