•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Serie Mundial de 1929, el mánager de los Atléticos de Filadelfia, Connie Mack, sorprendió abriendo el primer juego contra los Cachorros de Chicago manejados por Joe McCarthy, con el veterano de 35 años Howard Ehmke, obviando a sus ganadores de 24 y 20 juegos George Earnshaw y Lefty Grove, y también a Rube Walberg, quien registró 18 triunfos. Ehmke, trabajando dosificadamente, había obtenido 7 victorias por 2 reveses en 11 apariciones con 8 aperturas. Frente al ganador de 19 juegos Charlie Root, el derecho Ehmke no solo triunfó 3-1 recorriendo toda la ruta, sino que estableció marca de 13 ponches.Wilton López es favorito ante Fidencio Flores.

La decisión del mánager indio, el dominicano Elvis de la Cruz, seleccionando a Fidencio Flores para cruzar disparos esta noche en Chinandega con el ex big leaguer Wilton López, no tiene las mismas características que la de Mack en 1929, pero sorprende en cierta forma por estar Fidencio todavía bajo observación restaurándose de una lesión, con balance de 2-2 después de 4 inicios y 5 relevos. De la Cruz lo prefiere como tercer brazo detrás de Solimán y Báez, esperando que responda a las exigencias en el punto neurálgico de esta semifinal, con la serie 1-1. Eso sí, hasta hace poco, antes de lesionarse y quedar entre dudas, Flores era considerado el mejor brazo nacional.  

¿Podrá prevalecer ?

No fue Wilton con el León el pícher que impuso su cultivo en un nivel superior de rendimiento, como es de las Grandes Ligas. Ganó 3 y perdió 3 en 9 aperturas completando dos juegos, mostrando 2.19 en efectividad, pero Chinandega lo seleccionó como refuerzo como un factor de seguridad, y tendrá la oportunidad de ofrecer su aporte hoy, como lo ha hecho Ofilio Castro desde el cajón de bateo registrando 400 puntos en los dos primeros juegos. En los dos primeros duelos, las fallas defensivas han sido desequilibrantes. Las tres del Bóer, terriblemente dolorosas en la derrota por 8-2, y las dos de Jesús López que abrieron espacio para todas las carreras indias, hiriendo a los Tigres 3-2.

Sorprende encontrarnos con el joven catcher Leonardo Ortiz como co-líder de bateo con 600 puntos en apenas cinco turnos, y más sorprende ver sin hits al agitado campeón de bateo de la Liga, Javier Robles. El único trueno del sublíder de bateo Jamar Walton en 9 turnos, es su jonrón rematador en el primer juego, en tanto el mejor bateador del Bóer es Jilton Calderón, su cuarto leño, con tres imparables, juntándose en la cima con Ortiz. El bateo indio solo ha recibido una base por bolas por descontrol y necesita mejor funcionamiento para aprovechar las escasas posibilidades que le ha ofrecido el picheo de los Tigres, sobre todo Frías y Ruiz… Suena la campana para el tercer duelo. Indios a Tigres a seguir desgastándose mientras los Gigantes, en sus butacas de espectadores, afilan sus cuchillos para la final.