•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Han pasado cinco años desde que Juan Carlos Ramírez debutó en el beisbol de las Grandes Ligas, en ese período el lanzador nicaragüense, que actualmente milita en los Angelinos de Los Ángeles, ha evolucionado como deportista al punto de que la temporada pasada se consolidó desempeñándose como abridor. El pícher, oriundo de la colonia 14 de Septiembre, en Managua, ha cambiado en varios aspectos, excepto en su humilde forma de ser, sencilla y alegre.

De cara al inicio del Spring Training en Las Mayores, al que Ramírez debe reportarse con su equipo en Los Ángeles, en febrero próximo, el lanzador derecho reconoce que debe esforzarse para exhibir un buen rendimiento y poder conservar un puesto en la rotación de abridores para la venidera campaña de Grandes Ligas. J.C. no da paso al ego, prefiere mantener la cabeza fría, consciente que no será el único que pelee por un lugar en el staff de lanzadores de los Angelinos.

“Aunque la temporada pasada fue buena para mí, sé que no puedo relajarme. Debo trabajar fuerte para seguir demostrando que tengo la capacidad de pertenecer al staff de abridores, la competencia es fuerte en el circuito de Las Mayores y no puedo pensar que ya estoy establecido. Espero tener buenas noticias sobre mi codo, yo me siento bien y deseo entrar fuerte a los entrenamientos”, manifestó Ramírez, quien mañana viajará a Estados Unidos para que un médico evalúe el progreso de la lesión que sufrió en su codo del brazo derecho.

“Iré a Los Ángeles para hacerme un chequeo médico y ver si estoy sano de la lesión que sufrí en el codo o si necesito más tiempo para sanarlo por completo”, ambientó el pícher capitalino, quien la campaña pasada finalizó con balance de 11 victorias y 10 derrotas, con 4.14 de efectividad. “Uno de mis objetivos este año es finalizar sano, no quiero sufrir otra lesión. La campaña anterior deseaba terminar lanzando unos 150 innings, pero lastimosamente no pude, ese objetivo lo retomaré en la venidera campaña”, remarcó Ramírez.

Viaje relámpago

Tras someterse al chequeo médico en Estados Unidos, Juan Carlos retornaría a suelo pinolero para participar en la ceremonia de premiación de la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN), misma que lo eligió por unanimidad como Atleta del Año 2017, prevista para que se celebre en la última semana de enero. “Para mí es un orgullo haber sido elegido como el mejor atleta nicaragüense, realmente no pienso en esos premios individuales al inicio de cada temporada, siempre me enfoco en ayudar a los equipos en los que he militado y desempeñar un buen papel. Los reconocimientos son un agregado”, declaró J.C.

Consultado sobre la posibilidad de que Albert Pujols pueda participar en la gala de premiación, Ramírez dijo desconocer si su compañero de equipo llegará a Nicaragua, pero admitió que le motiva la idea de que el dominicano le entregue el premio al Mejor Atleta del Año 2017. “Moisés  Ávalos (presidente de la ACDN) es quien está en contacto con él  (Pujols), no sé si aceptará la invitación, pero sería genial que Albert me entregue el premio”, remarcó Juan Carlos.

J.C., quien compareció ayer ante los medios de comunicación en la sala de prensa del Estadio Nacional Dennis Martínez, con motivo de exponer sus expectativas para la temporada 2018 de las Grandes Ligas y anunciar un acuerdo publicitario, ambientó que llegó a un acuerdo con la organización de los Angelinos para evitar el arbitraje salarial, por lo que esta temporada ganaría 1.9 millones de dólares.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus